Advierten que es "inevitable" una protesta tambera

Podría ser antes de las elecciones; el Gobierno prepara más compensaciones para el sector
Fernando Bertello
(0)
28 de mayo de 2009  

Pese a la reanudación del diálogo con el Gobierno, los tamberos parecen marchar directo a una medida de fuerza. Desde regalar la leche hasta manifestaciones frente a hipermercados para mostrar la disparidad de precios entre lo que cobran los tamberos y lo que pagan los consumidores en las góndolas, todas las acciones están siendo analizadas. Tampoco se descartan bloqueos a usinas.

Según pudo saber LA NACION de referentes de la producción, sin cambios en la política oficial hacia el sector, el anuncio de una protesta a nivel nacional es "inevitable", y podría concretarse antes de las elecciones del 28 de junio próximo.

Después de haber comenzado hace diez días una serie de asambleas regionales, los dirigentes están preparando un gran encuentro de productores de las provincias de Buenos Aires y La Pampa que se haría el 9 del mes próximo en Trenque Lauquen o en una localidad pampeana por definir.

Esa sería la antesala de una gran asamblea nacional por realizarse entre el 15 y el 20 de junio en alguna localidad de las provincias de Córdoba y Santa Fe. Con la presencia de la Comisión de Enlace, de allí saldría el lanzamiento de una medida de fuerza.

"Si el Gobierno persiste con su política equivocada, es inevitable una protesta. No se resuelve la situación de quebranto de los pequeños productores", señaló Guillermo Giannasi, referente en lechería de la Federación Agraria Argentina. Con tamberos cobrando menos de 75 centavos el litro pero con costos de más de un peso el litro, en el sector subrayan que la situación se agrava día a día. "Estamos con un quebranto espantoso", afirmó Julio Aimar, productor de Buenos Aires.

Una fuente vinculada con la Mesa Nacional de Productores de Leche coincidió que "seguramente" una protesta va a haber. "La gente está movilizada y seguramente va a haber una protesta", confirmó la fuente, que sin embargo no le puso un plazo. Giannasi estimó que la medida de fuerza se podría conocer con la asamblea nacional que se está preparando.

Plan del Gobierno

En este contexto trascendió que el Gobierno sigue trabajando en ampliar la actual compensación de 10 centavos el litro de leche para los tambos que producen hasta 3000 litros diarios. Una alternativa sería que ese tope se lleve a los 6000 litros y que los productores de hasta ese volumen cobren por los primeros 3000 litros. Hoy el Estado paga unos 29 millones de pesos por mes por esa compensación y una eventual ampliación demandaría entre 16 y 17 millones extras.

Con esta alternativa en análisis, fuentes oficiales informaron que la ministra de la Producción, Débora Giorgi, volverá a reunirse mañana con los productores tamberos. El Gobierno anunciaría la modificación de las compensaciones en esa reunión, pero por estas horas estaría condicionando esa posibilidad a que los representantes de la producción firmen un escrito. "Tienen que estar dispuestos a firmar todos", señaló una fuente oficial. Giannasi igual indicó que "los 10 centavos [de compensación actual] no resuelven el quebranto".

Por otra parte, el Gobierno habría empezado a sondear a industriales para que acepten firmar un nuevo convenio por el precio que le pagan a los tamberos. El último convenio, que venció en diciembre pasado, fijó el valor en un peso el litro pero nunca se cumplió.

"Nosotros no podemos pagar más", dijo un empresario consultado sobre si estaría dispuesto a rubricar otro acuerdo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.