El Gobierno estima que el costo fiscal por el fallo será de $ 20.000 millones