Advierten sobre los riesgos de utilizar reservas del BCRA para afrontar los vencimientos de 2010

Diputados y economistas consultados por lanacion.com cuestionaron la utilidad de la medida que anunció hoy la Presidenta; "El nivel real de la reserva se va a achicar bastante", aclaró el legislador Adrián Pérez
(0)
14 de diciembre de 2009  • 20:12

Por Javier Tavani e Iván Ruiz

De la Redacción de lanacion.com

jtavani@lanacion.com.ar

iruiz@lanacion.com.ar

La creación del denominado Fondo del Bicentenario para el Desendeudamiento y la Estabilidad, con el que el Gobierno pretende dar una señal de fortaleza y compromiso de pago a los mercados mediante la utilización de reservas del Banco Central despertó preocupaciones e interrogantes entre miembros de la oposición y economistas. Fundamentalmente, en cuanto a la utilización, nuevamente, de fondos de la entidad monetaria para cubrir problemas fiscales.

El ministro de Economía anunció esta tarde, junto a la presidenta Cristina Kirchner, que el fondo se creará utilizando el 37% del excedente de las reservas del BCRA, que ascienden hoy a alrededor de 18.000 millones de dólares. Las reservas totales se ubican en 47.500 millones. El monto de US$ 6569 millones será utilizado, según explicaron, para cancelar los vencimientos de deuda del año 2010. Pero negaron que con esta medida se busque cancelar la deuda con el Club de París.

Consultados por lanacion.com, diputados opositores rechazaron la medida y apuntaron sobre los riesgos que conlleva la utilización de reservas del BCRA para afrontar los vencimientos de 2010. En tanto, los economistas coincidieron cuestionaron la utilidad de la medida en el largo plazo, aunque destacaron que puede generar un clima positivo para los inversores, con la consecuente baja de las tasas de interés que paga la Argentina.

Fundamentalmente, en momentos en que el Gobierno prepara el lanzamiento del canje para los holdouts, operatoria que incluiría la colocación de un bono por una cifra cercana a los 1000 millones de dólares.

Fausto Spotorno, economista jefe de Orlando Ferreres y Asociados, destacó los aspectos positivos que podría generar la medida: "Se puede esperar, fundamentalmente, una mejora en los bonos en dólares, sobre todo los cortos. Porque ahora tienen una garantia. La intención final de esto es una baja de las tasas en tiempos de oferta a los holdouts".

Además, vinculó este problema con la necesidad de financiamiento del Tesoro en realción con la caída del superávit. "Son dos caras de las misma moneda, por algo la oferta a los bonistas llega ahora", agregó.

A corto plazo. Spotorno consideró que la iniciativa puede ser positiva desde el punto de la baja de tasas a corto plazo. Sin embargo, las dudas se relacionan con qué pasará en dos años "por el riesgo de que se interprete que esta medida pueda ser repetida cada vez que se tengan problemas fiscales". Además, el economista consideró que, a largo plazo, "no es lo más sano" recurrir a fondos del Central. Para afrontar las dificultades fiscales "se debería haber creado un fondo anticíclico fiscal".

En tanto, el diputado Adrián Pérez rechazó la medida y advirtió sobre los riesgos que genera la utilización de reservas. "Se está hablando de los activos, pero no de los pasivos de la reserva. El nivel real de la reserva se va a achicar bastante. Por eso, esta medida no me parece razonable ni positiva", dijo el legislador de la Coalición Cívica.

Además, advirtió que "el pago de deudas es competencia del Congreso". Y agregó: "El Gobierno está obviando la discusión legislativa. No están habilitados para tomar esta medida".

Pérez también hizo referencia a la falta de certidumbre que genera el Gobierno: "Lo que tendría que hacer el Gobierno es generar previsibilidad y no está haciendo nada en este sentido. Permanentemente cambian las reglas y generan incertidumbre; no enfrentan los grandes problemas de la Argentina".

Prioridades. En la misma línea, el diputado Claudio Lozano lanzó fuertes críticas sobre las "prioridades" del oficialismo en materia económica.

"Este anuncio ratifica que las prioridades del Gobierno no son resolver el drama del hambre y la pobreza en la Argentina, sino que es garantizar los pagos a los acreedores de la deuda pública", acusó el legislador de Proyecto Sur. Y afirmó que la nueva medida es parte de una estrategia "poco razonable".

"Este nuevo fondo habla con claridad que el Gobierno pretende resolver los problemas económicos con más endeudamiento. Es como volver a tropezar con la piedra del endeudamiento que tan bien conocemos", dijo.

Por último, Lozano cuestionó la posible baja de los intereses, una de las principales razones del oficialismo para la creación de este fondo. "Ese argumento es parte de la cosmética de este anuncio, porque la baja será marginal, mínima".

Holdouts. Carolina Schuff, analista de la consultora Abeceb.com, consideró que el motivo del anuncio es tratar de llevar certidumbre entre los acreedores y reducir el riesgo país, "sobre todo, en este momento de propuesta a los holdouts que atrás tiene la emisión de un bono".

Sin embargo, la economista remarcó la diferencia con la utilización de reservas del Banco que dispuso Néstor Kirchner para saldar la deuda con el FMI. "La última vez no había impactado en el riesgo pais, pero la diferencia es que en ese entonces había un superávit primario muy superior al actual en términos de PBI", explicó.

Schuff consideró que la creación del Fondo "a mediano plazo, no es suficiente como señal, hay que analizar otras variables, como la tasa de crecimiento del gasto en relación a los ingresos".

Incertidumbre. Desde la bancada radical, el diputado Oscar Aguad lanzó fuertes acusaciones contra la medida. "Es la constatación del fracaso de un modelo que por su inconsistencia genera incertidumbre", consideró el legislador.

"Después de declamar superávit gemelos, se demuestra que sin inversiones no se generan recursos genuinos y cuando estos no alcanzan, hay que recurrir a reservas que tendrían que ser direccionadas con objetivos productivos y monetarios", explicó mediante un comunicado de prensa.

"Esto no es una política de desendeudamiento, sino una consecuencia de la desconfianza derivada de manipular estadísticas, alterar reglas de juego, violentar la seguridad jurídica que nos impiden acceder al mercado voluntario de crédito, donde todos los países latinoamericanos refinancian su deuda a tasas tres veces más bajas que las que se le ofrecen a nuestro país", acusó Aguad.

Por su lado, el jefe de la bancada de Pro en Diputados, Federico Pinedo, criticó con dureza la utilización de los fondos de la entidad monetaria para un fin que escapa a sus objetivos institucionales. "Ahora se sabrá que la Argentina es un país sin reglas, donde sus gobernantes hacen lo que quieren y la señal que se está dando es que la moneda y el trabajo de los argentinos dependen de la voluntad del Gobierno", lanzó.

"Pasarse por encima la independencia del Banco Central que debe cuidar el valor de la moneda y del trabajo de los argentinos, es generar un daño enorme y de largo plazo a nuestro país, que no tendrá más la confianza ni de los argentinos ni del resto del mundo", agregó Pinedo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.