Aerolíneas denuncia una campaña en su contra

Su titular, Antonio Mata, sugirió que es Eduardo Eurnekian, dueño de Aeropuertos, el que la impulsa
Francisco Olivera
(0)
28 de mayo de 2003  

El presidente de Aerolíneas Argentinas, Antonio Mata, contestó ayer las acusaciones sobre irregularidades en el pago a los acreedores de la empresa durante su concurso preventivo. El ejecutivo dijo que no había recibido ninguna notificación de la Justicia sobre la prohibición para salir del país o la incautación de sus bienes, junto con otros directores, tal como trascendió anteayer.

"Es una operación para desestabilizar a la compañía. Estamos pagando el precio del éxito. Estamos a disposición de la Justicia y tenemos la conciencia tranquila", dijo Mata, en una conferencia de prensa.

El juzgado de nacional N° 27, a cargo de Alberto Baños, dictó la semana pasada la referida medida cautelar, a raíz de una demanda presentada por Luis Rizzi, ex gerente general de Aerolíneas Argentinas entre 1983 y 1985. Desde Tribunales confirmaron a LA NACION la existencia de la medida sin agregar más detalles.

Rizzi, que es abogado y patrocinó hace algunos años juicios contra Aerolíneas, acusa a la compañía de haber pagado, a través de la sociedad Air Comet, la deuda concursal a ABN Amro Bank, Citibank y BBVA con una quita del 40%, reducción inferior al 60% que aplicó al resto de los acreedores. Así, afirma que se favoreció a algunos en detrimento de otros.

Contra Eurnekian

"Uno no puede defenderse cuando no sabe de qué se lo acusa", dijo Mata. El directivo acusó al sindicalista Ariel Basteiro, que anteayer había afirmado que Mata estaba en Madrid, a pesar de la prohibición. "Basteiro parece que ahora es fiscal del Estado. Algunos dirigentes gremiales que antes tenían una cierta cogestión de la compañía no se acostumbran a que ahora Aerolíneas es una empresa seria". Aludió también a Eduardo Eurnekian, presidente de Aeropuertos Argentina 2000 (AA2000), con quien está enfrentado: "Es toda una operación que se ha hecho por determinadas personas y determinado grupo empresarial que, como saben, está en contra de nosotros".

Y vinculó al demandante con AA2000: "Rizzi era acreedor de la compañía en una primera instancia, y cobró en su totalidad su crédito. Sabemos que Aeropuertos, como acreedor, le cedió parte de un crédito que él ha venido a cobrar, y que existe una relación laboral entre Rizzi como abogado y Aeropuertos. Lo demás es fácil de deducir". En AA2000 afirmaron ayer que, si bien era cierto que Rizzi le había comprado una acreencia al concesionario para seguir con el litigio, jamás había sido empleado de la firma.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.