El Estado impugnó los números de 2004. Aerolíneas: no al balance