Aerolíneas piensa demandar al Estado si crea una línea aérea

La firma considera que el decreto de privatización le impide competir en el sector
Francisco Olivera
(0)
21 de mayo de 2003  

Aerolíneas Argentinas empezó a preparar su estrategia para oponerse a la creación de una línea aérea estatal. Ayer, directivos de la compañía se contactaron con los gremios y les adelantaron sus próximos pasos: si el presidente Eduardo Duhalde firma el decreto, harán presentaciones judiciales contra el Estado.

El mensaje que la compañía quiso transmitir a los sindicalistas es que todo se haría en función de preservar las fuentes de trabajo, que podrían peligrar si el Gobierno favorece a otra empresa y obliga a Aerolíneas a abandonar las rutas que no son rentables y que realiza sólo por una cuestión de imagen.

En público, el español Antonio Mata, presidente de la compañía, prefirió ayer no ser tan categórico: "Vamos a esperar un poco a ver cómo se desarrollan los acontecimientos, vamos a ver si esto no es un soufflé", dijo. Y agregó, sobre la posibilidad de una presentación judicial: "Yo no descarto nada en lo que sea defensa de los intereses del grupo empresarial que dirijo".

El razonamiento que hace Mata es que el decreto de privatización, de 1991, impide al Estado intervenir en el mercado aerocomercial, excepto a través de la participación que tiene en el paquete accionario de Aerolíneas. Y que si el Estado no participó de los últimos aportes de capital de la compañía, ¿por qué habría de intervenir ahora?

Desde el Gobierno le contestan al español que el impedimento de que habla venció en 2001, porque el decreto extendía aquella prohibición a 5 años para las rutas de cabotaje y a 10 para las internacionales.

Lavagna decide

"Si Lavagna dice que hay 30 empresas en el país que piden ayuda, ¿por qué tiene que ser LAPA y no otra?", insistían ayer en Aerolíneas. De algo están convencidos: cuando se haga la licitación para las rutas de la nueva compañía estatal, Aerolíneas se presentará a competir. Duhalde prevé firmar el decreto entre hoy y mañana. Anoche, el documento pasaba por las manos más reticentes: las de Roberto Lavagna. El ministro de Economía se mantuvo hasta ahora en silencio respecto del tema.

La medida supone transformar en línea aérea la entidad estatal Intercargo, que opera el servicio de rampas en los aeropuertos. El emprendimiento, que contempla una inversión no inferior a los 10 millones de pesos por mes, prevé incorporar a los 850 trabajadores de LAPA.

Pero los inconvenientes con que se encontrará el gobierno de Néstor Kirchner no son sólo hacer viable una compañía aérea en el peor momento de esta industria en el mundo y en el país. Porque los gremios que representan a Dinar (otra de las empresas que están sin operar), ya pidieron que la iniciativa incluyera también al personal de esa firma, que reúne a unos 350 empleados.

La respuesta de la viceministra de Trabajo, Noemí Rial, durante una reunión que mantuvo ayer con los sindicalistas fue seca: Dinar es otra cuestión y no estará en el proyecto. La negativa tiene sustento: si ya es complicado que la nueva empresa albergue a los casi 900 trabajadores de LAPA con 5 o 6 aviones, sumar otros 350 es poco menos que un sueño imposible.

Proponen bajar el IVA aerocomercial

  • El Ministerio de la Producción enviará al Congreso un proyecto de ley que declara en estado de emergencia al sector aerocomercial. La iniciativa prevé, entre otros puntos, la eximición del pago del IVA en dos casos: en el alquiler con opción a compra (leasing) de aviones y repuestos y en todos los seguros comerciales. Además, propone un sistema de reintegro del 50% del IVA que se pague sobre el combustible a través de la AFIP y reserva una facultad para el Poder Ejecutivo: disminuir el precio de este insumo independientemente de los impuestos.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.