Afirman que el vínculo con EE.UU. no mejorará en los próximos años

Analistas indicaron que si la Argentina no paga la deuda ni mejora las condiciones a la inversión, la relación seguirá estancada, o puede empeorar si gana Romney
Martín Kanenguiser
(0)
22 de septiembre de 2012  

Empate o derrota. Esos son los resultados posibles para la relación entre la Argentina y EE.UU. tras las elecciones presidenciales norteamericanas de noviembre próximo, por la falta de acuerdo sobre las deudas impagas desde 2001 y las restricciones que afectan el crecimiento y las inversiones. Así lo expresaron a La Nacion desde Washington y Nueva York economistas, analistas políticos y un influyente congresista norteamericano, que coincidieron en señalar que si el candidato republicano Mitt Romney triunfara, el vínculo empeoraría. Pocos días antes del viaje de la Presidenta a ambas ciudades, no hubo expresiones alentadoras sobre la posibilidad de una mejora si la Argentina no presenta una propuesta para saldar su deuda en default ni abre oportunidades para que crezcan las inversiones.

Un espíritu similar se respira en el ámbito diplomático, donde esperan respuestas a los reclamos por las importaciones y la deuda impaga.

Este desaliento se refleja en las cifras: la inversión norteamericana directa registra una creciente caída y a la Argentina se le complica remontar el déficit comercial bilateral.

El presidente del subcomité del Hemisferio Occidental de la Cámara baja de EE.UU., Connie Mack, dijo que la relación bilateral "se deterioró en forma significativa en la última década debido al abuso de la Argentina del sistema financiero internacional y su desprecio flagrante a los casos resueltos los tribunales del Banco Mundial, el Ciadi". Por esta razón, el congresista norteamericano afirmó que "Estados Unidos actuó correctamente al votar en contra de créditos en el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo y suspendiendo los beneficios comerciales a la Argentina; y debería ir un paso más allá para hacer a la Argentina responsable".

Con conocimiento de causa, el subsecretario del Tesoro en el gobierno de Clinton, Edward Truman, dijo que "si yo fuera de la Reserva Federal o el Tesoro estaría muy preocupado porque la situación se está deteriorando, por las medidas que toma el gobierno argentino, que son negativas para el país y la región".

En particular, el analista del prestigioso Instituto Peterson sostuvo: "Las restricciones son malas".

"Cordial y distante" es el concepto que eligió Shannon O’Neil, experta en América latina del Consejo de Relaciones Exteriores, para definir la relación, "debido a diferencias en el enfoque económico y al creciente rol del estado en la economía".

Desde la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins, el especialista en América latina Riordan Roett expresó que, en realidad, "hay muy poco en la relación económica de los dos países; el comercio es modesto". Sin embargo, el ex ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) Claudio Loser indicó que "las relaciones entre los dos países son muy tirantes; desde Estados Unidos se ve una acumulación de temas, empezando por los problemas con el avión detenido el año pasado, la falta de pago al Club de París, la falta de pago en relación a los resultados arbitrales del Ciadi y de otras deudas, así como las restricciones comerciales de la Argentina, que no han ayudado, al igual que el espíritu de la expropiación de YPF".

"La Argentina mencionó el tema de carnes y limones –aclaró el director del Grupo Centennial– pero eso es menor cuando la Argentina en la práctica casi no exporta carne."

Alberto Bernal, analista jefe del banco de inversión Bulltick, indicó que "es una relación casi inexistente, porque no hay expectativas de mejoras en comercio, ni de inversiones fuertes". La posibilidad de que el vínculo mejore con Romney en la presidencia, dijeron los cinco, es nula.

Para algunos, como Truman, O’Neil y Roett, el efecto de un triunfo republicano sería neutro, porque la aplicación de sanciones y el malhumor surge de miembros de ambos partidos políticos. "A menos que el gobierno de Kirchner cambie, lo que es improbable, no veo cambios con Obama o Romney", dijo O’Neil.

Truman afirmó que "la sensación en ambos casos es más de arrepentimiento y pena que de enojo", mientras que Roett dijo que América latina seguirá sin ser una prioridad para Washington: "Los republicanos tendrán una posición más estridente sobre Venezuela, pero por su dependencia de las importaciones de petróleo, mantendrán la dureza retórica y no mucho más", indicó.

Loser y Bernal apostaron a que el diálogo será peor si pierde Obama. "Si ganan los republicanos tendrán una posición mas ideológica", apuntó Loser. "Obama tiene que ser más abierto a las diferentes visiones, pero Romney es más práctico", agregó Bernal.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.