Afirman que en el corto plazo seguirá la recuperación

Favorece el contexto internacional
(0)
30 de mayo de 2003  

El economista Rodolfo Santangelo afirmó ayer que en el corto plazo "habría que hacer muchas macanas" para que la economía argentina pierda el ritmo de recuperación que está experimentando en los últimos meses.

Según el socio de Carlos Melconian en la consultora M&S, hay al menos tres aspectos del contexto internacional que favorecen la economía local: el precio de los granos, el hecho de que en Brasil el dólar haya bajado de 3,50 a 3 reales y la fortaleza del euro frente a la divisa estadounidense. "La variante más relevante en el contexto internacional es el precio de la soja en Chicago: mientras esté alto, hay que hacer muchas macanas para que esto ande mal", consideró.

El economista disertó junto al analista político Rosendo Fraga en una mesa de debate sobre "El país que le espera a Kirchner", organizada por LA NACION, que fue presentada por Juan Alzaga, director de Desarrollo Comercial del diario, y moderada por Carlos Reymundo Roberts, secretario de Redacción.

Tal importancia dio Santangelo a la situación internacional, que arriesgó que la Argentina podría haber evitado la crisis en la que cayó si el escenario actual se hubiera dado en 2000.

El economista destacó algunos de los temas que quedan pendientes para evaluar cómo le irá a la Argentina en el largo plazo: mencionó que falta definir cuál será el papel del sistema bancario, "que es uno de los grandes escombros que aún quedan de la crisis". Recordó que el sistema está mejorando porque hay liquidez y bajan las tasas, pero señaló que no se va "ni por casualidad a una reactivación en la que el crédito sea el motor de la economía". Además, se refirió a la tarea pendiente de lograr un acuerdo de largo plazo con el Fondo Monetario Internacional.

En cuanto a los niveles de recaudación récord, que conviven con elevados niveles de evasión, señaló que esa dicotomía es posible porque la piedra angular del sistema impositivo la constituyen las retenciones a las exportaciones y el impuesto sobre los débitos y créditos bancarios. Incluso, apuntó que el sistema económico, basado en la convicción de que se crecerá a partir de reactivar el consumo, necesita "tolerar ciertos niveles de evasión en el IVA" para que ese efecto se dé.

Necesidad de cambiar

Rosendo Fraga sostuvo que la visión que tiene el presidente Néstor Kirchner de la economía es la que deriva de su experiencia como gobernador de Santa Cruz, "que es la provincia con mayor cantidad de empleados públicos por habitante", y donde el Estado es el primer protagonista de la economía.

Fraga puntualizó tres conflictos que deberá atravesar el primer mandatario para que esté asegurada la gobernabilidad del país. Uno de ellos tiene que ver con el giro al pragmatismo, que, según dijo, deberá hacer a la manera de lo que Luiz Inacio Lula da Silva hizo en Brasil, cambiando el eje de sus discursos electorales a la hora de ejecutar políticas concretas de Gobierno. "Lula cambió seis meses antes de asumir, y eso le permitió el acuerdo con el Fondo; Kirchner va a cambiar seis meses después; va a ir aprendiendo", señaló.

Otro de los conflictos es el generado por el peronismo, dividido en tres vertientes que, en la opinión de Fraga, tienen que ver con cuestiones territoriales más que ideológicas. No obstante eso, apuntó que a fines de año, cuando hayan pasado las elecciones provinciales y las legislativas, el justicialismo seguramente habrá ganado más espacio en el Congreso.

Una tercera cuestión está referida al conflicto con Eduardo Duhalde, "que aspira a ser presidente en 2007",en tanto que el propio Kirchner se piensa para estar en el poder 8 años. "El conflicto existe, y en cómo se maneja estará la clave de la gobernabilidad", dijo, al tiempo que criticó el sistema constitucional que permite que un ex presidente pueda volver a aspirar al cargo luego de haberlo ejercido durante ocho años.

En cuanto a los temas de gestión que pueden complicar el terreno, más allá de lo económico, Fraga señaló el de la política exterior (calificó como incomprensible que Kirchner le haya dedicado más tiempo a Fidel Castro que a Lula), el del Ejército (dijo que no es positivo que el tema esté en las primeras planas de los diarios, ya que la Argentina había logrado la plena subordinación militar a la autoridad civil) y el de la seguridad pública, que no es un problema en la provincia que gobernó el Presidente.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.