Agrado por los elogios de Krueger

Lavagna y el vocero de Duhalde destacaron el nuevo enfoque
(0)
8 de mayo de 2003  

El Gobierno manifestó ayer su satisfacción por los elogios sobre la estabilización económica de la Argentina expresados por la directora ejecutiva del FMI, Anne Krueger, y consideró que constituyen una "señal de importancia" para las autoridades que asuman el 25 de mayo.

El ministro de Economía, Roberto Lavagna, calificó como "un ajuste de percepción a la realidad" los comentarios de Krueger, antes de embarcar ayer hacia Brasilia, donde hoy visitará al presidente Luiz Inacio Lula da Silva junto al candidato Néstor Kirchner. "La realidad demostró que había demasiados pronósticos negativos, que resultaron erróneos", agregó el ministro, y consideró que ese cambio de percepción facilitará el diálogo futuro con los organismos internacionales.

Antes, elvocero presidencial, Luis Verdi, había expresado el agrado de Eduardo Duhalde."El reconocimiento de los logros de la nueva política económica efectuado por el organismo internacional es un dato de gran valor, habida cuenta de que las negociaciones de este gobierno con el FMI vivieron momentos de dificultades", dijo el vocero.

Según Verdi, "las autoridades que asuman luego de las elecciones encontrarán comprensión hacia la Argentina, algo que nosotros no hallamos en los comienzos de nuestra gestión, cuando atravesábamos lo peor de la crisis".

La funcionaria del FMI había afirmado al diario francés Le Tribune que la economía argentina "se estabilizó notoriamente" y se manifestó "sorprendida" porque la mejora se dio sin que mediara un proceso hiperinflacionario. En tal sentido, Verdi afirmó que una de las primeras reacciones del presidente Eduardo Duhalde cuando conoció la noticia fue la de destacar el apoyo político que la mayoría de la comunidad internacional tuvo con el país en los momentos en que se negoció el acuerdo.

"Habían comprendido que nuestro país estaba saliendo de su peor crisis económica y social con instrumentos nuevos, fruto de la instauración de un modelo económico antagónico al aplicado en la década del 80 y del 90", explicó el vocero.

Verdi dijo además que "el nuevo modelo productivo argentino ha mostrado en poco tiempo que es el adecuado para comenzar a crecer con estabilidad, para reinsertarnos con plena soberanía en el mundo".

La postura expresada por el vocero presidencial es representativa de lo que por estos días la plana mayor del Gobierno busca utilizar como argumento de campaña para el candidato oficial, Néstor Kirchner.

Los funcionarios reconocen que la próxima administración deberá afrontar la tarea de renegociar los principales puntos del acuerdo con el FMI, pero, de todos modos, intentan instalar la idea de que esa labor será relativamente sencilla, ya que, según entienden, "lo peor ya pasó".

Tareas pendientes

Con respecto a los puntos pendientes que quedan para la futura administración y que forman parte del paquete de medidas que condicionan el acuerdo -la compensación a los bancos y el aumento de tarifas de servicios públicos-, Verdi se limitó a decir que "el próximo gobierno verá cómo los va a encarar. Hay sectores que están descompensados y habrá que corregirlos. Nosotros buscamos todas las vías para hacerlo, pero ése será uno de los puntos por resolver", afirmó el funcionario.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.