Agricultura parece un botín político