Pese a la amenaza de retirada. Aguas apuesta a mantener el diálogo con el Gobierno