Alemania mudará 674 toneladas de oro de sus reservas

Llevarán al país parte del metal que está en Nueva York; sin datos sobre la logística
Llevarán al país parte del metal que está en Nueva York; sin datos sobre la logística
Jack Edwing
(0)
20 de enero de 2013  

FRÁNCFORT.– Casi la mitad de las reservas de oro alemanas están en una bóveda del Banco de Reserva Federal de Nueva York. Son miles de millones de dólares de historia geopolítica de posguerra, a resguardo bajo las calles del Bajo Manhattan.

Ahora el Banco Central alemán quiere hacer un retiro grande, de 300 toneladas. Hoy en las bóvedas del Bundesbank está el 30% de las reservas en oro y la meta es pasar al 50% para 2020. Citando razones de seguridad, Carl Ludwig Thiele, miembro del Bundesbank, no quiso decir cómo se concretaría la transferencia ni estimar el costo.

Durante la Guerra Fría, Alemania occidental siguió una política de almacenar su oro lo más al Oeste que fuera posible por temor a una invasión soviética. Si bien esa preocupación ha desaparecido, sigue habiendo motivos para mantener algo de oro en centros financieros como Nueva York y Londres. Sigue siendo la única divisa aceptada en todas partes. En caso de crisis monetaria, el oro podría ser rápidamente usado en los mercados para ayudar a restaurar la confianza.

La Fed de Nueva York guarda el oro alemán sin costo basado en la teoría de que la presencia de oro extranjero sostiene el status del dólar como divisa de reserva global.

Para los muchos alemanes que siguen lamentando el día que tuvieron que cambiar sus marcos por euros, ha habido al menos un consuelo. Si la moneda única fracasa, Alemania aún tiene inmensas reservas de la divisa más dura de todas: el oro. Pero mucha gente descubrió el año pasado que no era así: el oro no está en el país.

Más de dos tercios de las reservas de oro alemán, valuadas en € 137.000 millones, o US$ 183.000 millones, están en el extranjero, guardadas en bóvedas en Nueva York, París y Londres.

La nueva política incluirá el retiro completo de 374 toneladas de oro alemán almacenados en el Banque de France en París, alrededor de un 11% del total. Funcionarios del Bundesbank se apresuraron a señalar que la decisión no tiene que ver con una falta de confiabilidad de los franceses. Debido a que Francia y Alemania comparten el euro, no hay necesidad de reservas como seguro contra crisis.

"El oro en París está en las mejores manos" dijo Thiele el miércoles. "Estamos agradecidos al Banco de Francia por guardarlo". De todos modos la noticia de la transferencia planificada causó revuelo en círculos financieros luego de que se conociera el martes. "¿Los bancos centrales no se tienen mutua confianza?", preguntó en Twitter William H. Gross, un fundador y director ejecutivo de la firma de inversiones Pimco. Thiele negó que hubiera desconfianza.

Luego de la Segunda Guerra Mundial, la Alemania derrotada no tenía reservas de oro. Los nazis habían usado la mayor parte para financiar la guerra y gran parte de lo que quedaba desapareció misteriosamente en el caos de la posguerra.

Pero al recuperarse su economía y al convertirse Alemania en la potencia exportadora que es hoy, el país aceptó oro junto con dólares de los bancos centrales de sus socios comerciales para cubrir los desequilibrios financieros creados por los superávits comerciales alemanes. Las reservas alemanas llegaron a su pico en 1968 en alrededor de 4000 toneladas, varios años antes del colapso del sistema de Bretton Woods de tasas de cambio internacionales fijas, sostenido por las reservas de oro.

El fin de Bretton Woods, en 1973, eliminó en parte la importancia del oro como divisa universal. El total ha caído a unas 3400 toneladas luego de que Alemania transfiriera parte de su tesoro a instituciones internacionales en las que participa, incluyendo el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.