Alemann cuestiona el cambio de viceministro

Teme que pueda imponerse la flotación del peso
(0)
15 de diciembre de 2001  

En algunos sectores hubo alegría. Paradójicamente, Wall Street y el cavallismo más acérrimo se unieron para festejar la salida de Daniel Marx de la Secretaría de Finanzas.

En otros sectores, las caras eran de preocupación. Renombrados empresarios y economistas querían saber qué había pasado con el niño mimado de las finanzas argentinas.

Un economista local y ex secretario de Política Económica, que prefirió hablar en forma anónima, dijo a LA NACION que Marx no se fue por peleas conceptuales, sino por espacios de poder. "Inducido por (el jefe de Gabinete) Chrystian Colombo, pensó que podía ser ministro si a Cavallo le iba mal en Washington. Pero como al ministro le fue bien, tuvo que irse."

Más allá de los motivos que derivaron en la renuncia de Marx, el ex ministro Roberto Alemann manifestó a LA NACION que su salida "es lamentable, porque él estaba llevando bien el tema del canje".

En cambio, el rector del Centro de Estudios Macroeconómicos de Argentina (CEMA), Carlos Rodríguez, se ubicó a mitad de camino, al afirmar que "para mí Marx es tan bueno como (Miguel) Kiguel", el economista destinado a ser jefe de asesores del Palacio de Hacienda e interlocutor ante los inversores internacionales. Aunque ambos compartieron cargos en el gabinete económico de Roque Fernández, Rodríguez afirmó que Kiguel "es un hombre que pertenece a un grupo que simpatiza con Cavallo y no tiene nada que ver con el CEMA".

Rodríguez insistió en su idea de dejar flotar el tipo de cambio antes de dolarizar. "Es la única alternativa ante la crisis que provocó Cavallo", sentenció.

-¿Por qué Roque Fernández cambió de opinión y ahora dice que hay que dolarizar de inmediato?

-Roque es grande como para defenderse, pero lo que puedo decir es que dolarizar uno a uno sólo se puede hacer si hay una liberalización salarial porque con fuga de capitales los actuales salarios en dólares no son sostenibles.

En la misma sintonía, Alemann manifestó que "no se puede dolarizar en forma total porque no hay reservas suficientes, salvo que alguien nos preste el dinero".

El ex ministro consideró que "habrá una dolarización de hecho, que traerá un efecto recesivo porque la gente quiere los dólares para guardarlos".

-¿Y la flotación?

-No creo que el Gobierno quiera hacerlo, pero si no quedan reservas, el mercado se la va a imponer.

Alemann sostuvo que las restricciones financieras provocaron la "paralización absoluta de la economía".

Siga todas las repercusiones de las nuevas medidas económicas a través de la Cobertura especial de LA NACION LINE.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.