Alentarán la exportación con reintegros y créditos

Un plan oficial contempla incentivos para las Pyme y pone el acento en la búsqueda de nuevos mercados.
Un plan oficial contempla incentivos para las Pyme y pone el acento en la búsqueda de nuevos mercados.
(0)
21 de marzo de 2000  

El Gobierno avanza con el trazo fino de su Plan General de Exportaciones para enfrentar los fuertes reclamos del sector productivo, que en la última semana recrudecieron en el contexto del conflicto con Brasil por los subsidios que aplica para captar industrias.

Entre las medidas que anunciará el presidente Fernando de la Rúa en algunas semanas se destaca el otorgamiento de préstamos directos a los exportadores desde el Banco de Intercambio y Comercio Exterior (BICE), que hasta ahora sólo opera en el mercado mayorista. "El BICE cobra una tasa del 7%, pero luego los bancos privados le agregan un 6,5%. Si se desarrollan operaciones de primer piso , hasta un monto determinado, esa sobretasa desaparecerá", dijeron fuentes oficiales a La Nación . Además, el BICE estaría a cargo del desarrollo de fideicomisos provinciales y de una nueva línea de créditos para exportar a los países de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi).

El titular del BICE, Diego Yofre, explicará las medidas al resto del Gobierno en una nueva reunión de la Comisión Interministerial de Comercio Internacional (CICI), que se realizará hoy en la Casa Rosada. En el último encuentro de laCICI se habían acordado las medidas que tomará la Secretaría de Industria y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) para alentar a inversores y exportadores.

La CICI está compuesta por el Ministerio de Economía, Cancillería, AFIP, Banco Nación y el BICE. Su objetivo es que las exportaciones crezcan un 50% en los próximos cuatro años.

Importación más barata

En la reunión previa, los protagonistas habían sido la titular de Industria, Débora Giorgi, y su par de la AFIP, Carlos Silvani. Una prolija carpeta presentada por Giorgi resumía los "deberes" que el Presidente le había pedido en un encuentro previo, como al resto de los funcionarios. Para morigerar los celos que existen entre Economía y Cancillería en torno de esta comisión, su titularidad recae sobre el propioDe la Rúa.

La funcionaria explicó que el viejo esquema de "planta llave en mano", derogado por los abusos cometidos en el pasado en el ingreso al país de productos sin arancel, será reemplazado por un "régimen de importación para grandes inversiones industriales". Este determina que el proyecto deberá contener al menos un 20% de componentes fabricados localmente para recibir el beneficio.

Ligado a esta iniciativa, en la carpeta de Giorgi figuraba el régimen de importación de bienes de capital no producidos en el país. Ahora estos bienes pagan un 5% para entrar en la Argentina, frente al 3% que se abona en Brasil. La intención es eliminar el arancel y diseñar "listas positivas" integradas por los productos que el sector privado enumere como necesarios para hacer una inversión.

En cuanto al IVA, se incluyen algunos cambios importantes. Uno es la ampliación de 4 a 6 años del plazo de financiación de este impuesto para las importaciones. Además, se bajará la tasa de interés que los inversores deben pagar.

La otra modificación se basa en la agilización de los mecanismos para pagar los reintegros a los exportadores. Un paso más adelante, aumentará el monto de los reintegros a quienes vendan a nuevos mercados y a los que contribuyan a exportar la "marca Argentina". El costo fiscal de esta suba será de $ 45 millones.

Silvani también tuvo que presentar su propia tarea, referida a los costos de los trámites aduaneros. Por un lado, la Dirección General de Aduanas ampliará el régimen de "aduana domiciliaria", que controla a las empresas en su establecimiento, en lugar del puerto, para bajarles los costos. Hasta ahora, el sistema beneficiaba a las firmas que realizaban más de 2000 operaciones de importación al año por un mínimo de $ 200 millones. "Las empresas pudieron ganar entre 6 millones y 10 millones de pesos con el sistema", se jactaron en la AFIP. Ahora el requisito se bajó a la mitad: se exigirán 1000 operaciones por un mínimo de $ 100 millones anuales.

Los pequeños exportadores también tendrán su premio, ya que el tope por el cual podrán efectuar operaciones "simplificadas", sin necesidad de un despachante, pasará de $ 5000 a 10.000. Además, quienes exporten por esta vía podrán comenzar a cobrar reembolsos.

Matrimonio con los privados

Un paso previo a la colocación del moño será la reunión a la que la CICI convocará a 300 empresarios durante la primera semana de abril para explicarles las medidas. Los hombres de negocios consultados expresaron su acuerdo con el paquete. En ese sentido, el titular de la Unión IndustrialArgentina (UIA), OsvaldoRial, dijo a La Nación que "las medidas son positivas, sobre todo si son rápidas y profundas".

La velocidad que reclaman los industriales tuvo su eco en algunas áreas del Gobierno, que comenzaron a lanzar ciertos puntos del plan, aún a costa de dejar al Presidente sin la posibilidad de lucirse con un fuerte anuncio.

Los incentivos oficiales

BICE: el banco ofrecerá créditos en forma directa a los exportadores, para bajar en forma sustancial la tasa de interés. Además, desarrollará fideicomisos con las provincias.

Reembolsos: se ofrecerán estos beneficios a quienes adhieran al régimen simplificado de exportaciones. El monto para ingresar sube de 5000 a 10.000 pesos.

IVA: se amplía de 4 a 6 años el plazo para que los importadores paguen este impuesto y se agiliza su reintegro a los exportadores.

Aduana: se amplía el sistema "domiciliario" para verificar a las empresas en su establecimiento.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.