Alexandre Frota: "Siempre mantuvimos la relación con nuestros clientes argentinos"

A seis años del cierre de su local en la avenida Alvear en tiempos de restricción de las importaciones, Louis Vuitton regresó a la Argentina con una pop up store, aunque no descartan ampliarse
María Julieta Rumi
(0)
31 de octubre de 2018  

La casa Louis Vuitton regresó a la Argentina y los argentinos parecen haber estado esperándola, ya que desde el "soft openning" del jueves pasado hay cola para entrar, una postal rara para los tiempos que corren. Según el CEO para América del Sur, Alexandre Frota, incluso tuvieron que cerrar por momentos la puerta del local para que la gente no se agolpara frente a los exclusivos productos, que parten de $5700 hasta $158.000.

-¿Por qué vuelven ahora a Buenos Aires?

-Vuitton es una marca que reconoce la importancia del mercado argentino. La influencia de Buenos Aires en la cultura latinoamericana es muy fuerte. Entonces, desafortunadamente, tuvimos que cerrar en 2012 por dificultades en la operación, pero la importancia de la Argentina y los argentinos en la geografía de la marca siempre estuvo. O sea que consideramos que fue una breve pausa, porque siempre supimos que queríamos regresar lo más pronto posible.

-¿La devaluación del peso afectó esta idea de volver?

-Honestamente, para nada. Por supuesto que es más difícil operar en un contexto como este, pero, una vez más, nuestras decisiones son pensadas a largo plazo. En ningún momento se nos pasó por la cabeza postergar la decisión. Y la respuesta está siendo muy buena por la relación que supimos mantener con los argentinos, a través de las tiendas europeas y americanas, así que estamos muy contentos.

-¿Cómo evolucionaría la pop up store si siguen teniendo esta buena respuesta?

-La intención es evolucionar. Encontramos una ubicación que es muy buena, pero con una talla limitada, que no permite que se convierta en una tienda permanente, aunque nuestra intención es de largo plazo, que esta tienda temporal pueda evolucionar. Más que una pop up, para nosotros es una tienda temporal que desde el principio tiene seis meses garantizados. Pero la intención, ojalá, y con los buenos resultados que estamos teniendo, es continuar.

-Muchas tiendas de Louis Vuitton en el mundo son pensadas con una particularidad, ¿cuál sería la de esta tienda?

-La oferta que tenemos tuvo en consideración que es la única tienda del país. Cargamos un stock muy distinto, muy especial. Tenemos en el mundo tiendas más comerciales o de oferta normal, pero para la Argentina, por este perfil que conocemos, tenemos una oferta que es más elegante y sofisticada, tanto para las carteras como para la ropa y la colección de los objetos nómades, que no está disponible en todas las tiendas.

-La primera persona en retirar un producto de la tienda fue un hombre que había comprado un bolso a través de la web, ¿cómo busca incluirlos la marca?

-En este primer momento la oferta para hombre es más limitada por un tema de tamaño de la tienda. Tuvimos que tomar una decisión y priorizamos a la mujer, pero tenemos una selección de artículos para hombre y a medida que evolucionemos el hombre tomará una proporción importante de la tienda, toda vez que el desarrollo del mercado masculino es una gran tendencia. Pero, si bien no tenemos físicamente todos los productos en la tienda, la marca está equipada de mucha tecnología y, a través de iPads, nuestros vendedores pueden ofrecer toda la gama de Louis Vuitton con un plazo de entrega de tres días.

-¿Cómo ven la tendencia de lujo sostenible?

-El grupo, no solo Louis Vuitton, tiene mucha preocupación por este tema. Entonces ya lo empezamos a incorporar en muchos de nuestros productos. Por ejemplo, el nuevo estilista de la parte para hombres, que es Virgil Abloh, trae un montón de cosas que tienen que ver con esta preocupación. Esto es natural para nosotros, no hacemos de esto una bandera porque entendemos que es una obligación por una cuestión de principios.

-¿Cómo hacen para conservar esa tradición que tiene la marca vinculada a lo artesanal con una demanda global?

-Nosotros tenemos como un valor muy fuerte la manutención de nuestra tradición y, al mismo tiempo, no queremos quedar como una marca obsoleta, vieja, por eso hacemos un trabajo muy fuerte para adicionar modernidad a esto. Del lado de la eternidad, tenemos nuestro atelier de Asnières, pegado a la casa del señor Vuitton, que fue el primer atelier de la marca y hoy está abocado a productos más excepcionales, como, por ejemplo, las carteras de cuero exótico y también los baúles de la marca. Este sitio funciona un poco como un templo guardián de la marca.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.