Alfonsín se distancia de decisiones oficiales

Criticó el pase de Caro a la AFIP
Criticó el pase de Caro a la AFIP
(0)
29 de agosto de 2001  

El jefe político de la UCR, Raúl Alfonsín, calificó ayer como "mala" la designación de Armando Caro Figueroa como nuevo director general de la AFIP, en reemplazo de Héctor Rodríguez, y terminó de configurar una ofensiva política sobre algunas medidas del Gobierno destinadas a lograr el plan de déficit cero.

El líder radical había cuestionado anteayer los ajustes en el PAMI y en la Anses, al sostener que "no toleraría" la intromisión de sectores vinculados al ministro Domingo Cavallo en las áreas de seguridad social.

Cerca de Alfonsín aseguran que esta embestida y su descalificación a Caro Figueroa están vinculadas. "Avanzan sobre el PAMI y la Anses con el argumento de que defienden la transparencia. Pero en esas áreas se está trabajando bien: justamente se investigan y se descubren fraudes originados en la gestión de Caro Figueroa", dijo un allegado a Alfonsín.

Caro Figueroa fue ministro de Trabajo en el mandato del ex presidente Carlos Menem, pero también, curiosamente, funcionario de la misma cartera en la gestión de Alfonsín.

"Me parece mala porque es el jefe de un partido político ajeno a la Alianza gobernante y porque Rodríguez estaba cumpliendo una gestión eficaz", dijo tras una reunión que tuvo con dirigentes de la Federación Agraria Argentina, como parte de las consultas que realiza para un futuro gobierno de unidad nacional.

Alfonsín reiteró allí la necesidad de "buscar consensos que terminen con este discurso neoliberal excluyente en materia económica".

La designación de Caro Figueroa significará más poder para Cavallo en un área estratégica, como la recaudación fiscal. Alfonsín entrevé en el cambio un avance político inexorable del ministro, uno de sus más irreconciliables adversarios históricos.

La gestión recaudadora, por otra parte, necesita de un fuerte apoyo político y Caro Figueroa, opinan los alfonsinistas, es el presidente de Acción por la República (AR), un partido ajeno a la Alianza de gobierno.

Incluso, Caro Figueroa fue el arquitecto del acuerdo electoral entre AR y el sector del PJ que responde a Carlos Menem en la Capital, lo que irritó aún más la epidermis radical.

Todos estos condimentos rodean de incertidumbre la reunión de mañana entre Alfonsín y los diputados y senadores radicales, en un plenario que se hará en la sede del comité nacional de la UCR. No se descarta que éstos, descontentos con Cavallo, pidan que el partido solicite al Gobierno que les informe sobre todos los detalles del acuerdo entre la Argentina y el FMI.

En el radicalismo, y cerca de Alfonsín, se sospecha que ese entendimiento tiene cláusulas aún no difundidas públicamente, que podrían causar serias controversias políticas.

Un sector aún más combativo podría llegar a pedir, se estima, que la UCR reclame el alejamiento de Cavallo del Gobierno. Se trata del grupo de legisladores que simpatiza con el senador Leopoldo Moreau, para quienes el cavallismo intenta privatizar el PAMI y la Anses, con el propósito de que grandes grupos económicos pasen a controlar la seguridad social.

De la Rúa desmintió ayer la posibilidad de privatizar la obra social de los jubilados y la previsión social.

Pasado mañana, por otra parte, Alfonsín recibirá a todos los delegados del comité nacional para celebrar otro plenario de la conducción de la UCR, donde estos temas también formarán parte sustancial de la agenda.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.