Alto Paraná invertirá US$ 1500 millones

El consorcio chileno proyecta construir otros dos aserraderos y una planta de celulosa en 2010; ampliaron la fábrica de Piray.
(0)
22 de agosto de 2000  

PUERTO PIRAY.- Alto Paraná Sociedad Anónima (APSA) tiene previsto ampliar los capitales radicados en Misiones e invertir otros 1500 millones de dólares en la próxima década.

El anuncio lo hicieron aquí el gerente general del grupo chileno Arauco, Alejandro Pérez, y el gobernador de la provincia, Carlos Rovira.

Previamente, empresarios y funcionarios realizaron una recorrida por las instalaciones del aserradero Misiones, construido en Piray, 180 kilómetros al norte de Posadas, después de una inversión cercana a los 35 millones de dólares y que es considerado el mayor de la Argentina en su tipo.

Dotado de moderna tecnología, procesa actualmente 6000 metros cúbicos mensuales de madera, con miras a alcanzar los 20.000 en mayo próximo, como establece su diseño original.

Según el gobernador Rovira, "en el país no se conocen inversiones de tanta magnitud en esta época signada por la recesión y altos índices de desocupación, que llegan al 16% en el nivel nacional. Ello indica que debemos buscar condiciones de competitividad y conjugar el uso racional del capital con el aprovechamiento correcto de nuestros recursos naturales".

La millonaria inversión que realizará el holding chileno, propiedad de la familia Angelini, apunta a instalar "dos aserraderos similares al sur y al norte de esta localidad, una fábrica de tableros de mediana densidad (MDF) como proyecto integrado al de Piray, otra de paneles que todavía no tiene definida su ubicación y, hacia el año 2010, la segunda planta de celulosa blanqueada, también en algún lugar de la provincia", indicó Pérez.

A su vez, ampliará sus cultivos forestales pasando de 80.000 en la actualidad, a 150.000 en el mismo período. Lo que implica compra de nuevas propiedades y un cambio en el esquema productivo misionero, teniendo en cuenta que el sector ya pasó a ser el de mayor incidencia en la conformación del producto bruto provincial.

Flamante establecimiento

El aserradero de Piray inició sus operaciones en mayo último y alcanzará plena producción a mediados del próximo año. Las instalaciones ocupan 13.200 metros cuadrados cubiertos en el área fabril y 16.000 metros cuadrados en el destinado a procesos secundarios, incluyendo al área térmica donde se encuentra la caldera que quema corteza y aserrín para generar calor y electricidad, y la planta de tratamiento de agua.

Los equipos son suecos, finlandeses, norteamericanos, ingleses, brasileños y también hay de fabricación nacional. Son manejados por 90 personas mediante sistemas computarizados, número que se elevará a 120 cuando se termine todo el montaje.

Hoy procesa 6000 metros cúbicos mensuales de madera aserrada, seca y cepillada, utilizando 12 mil toneladas de rollos transportados en 400 camiones que circulan por la zona. Cuando el aserradero alcance su plenitud, producirá 20.000 metros cúbicos de madera y utilizará 40.000 toneladas de pinos, lo que incrementará las cargas por la ruta 12, que carece de caminos alternativos

En expansión

En rigor, a partir del traspaso de Alto Paraná al grupo Arauco en 1996, la empresa fue ampliando su patrimonio hasta alcanzar hoy 80.000 hectáreas cultivadas con pinos y eucaliptos, algunas con más de 20 años de existencia. La idea de sus directivos es llegar a 150.000, para disponer de suficiente materia prima cuando se concreten todos los proyectos industriales.

El gerente de operaciones, Manuel Moral, dijo que las primeras entregas se colocaron en Buenos Aires y que pronto saldrán cargas con destino a Brasil, mientras prepara madera para exportar a Japón, Estados Unidos, Alemania, Italia, China y Corea.

El grupo Arauco, dedicado a la actividad forestal en Chile, es una de las tantas empresas de la familia Angelini, dueña además de la petrolera Copec, de 65 navíos pesqueros, de compañías de seguro, bancos, fondos de pensión, etcétera.

Radicada en Misiones desde 1996 cuando adquirió Alto Paraná en Puerto Esperanza y luego los activos de la ex Celulosa Puerto Piray (CPP), dirigió gran parte de sus ventas al mercado brasileño, donde hoy coloca casi el 50% de la producción de pastas. En 1999 vendió a Brasil por 100 millones de dólares y se calcula que este año lo hará por 130 millones.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.