Ampliarán en 2005 dos gasoductos

El Gobierno lanzó dos fondos fiduciarios para financiar obras con recursos de AFJP, bancos, la Bolsa, usuarios y el Estado
Alejandro Rebossio
(0)
23 de abril de 2004  

En otro intento del Gobierno por evitar un agravamiento de la crisis energética, dos fondos fiduciarios están en proceso de constitución para ampliar la capacidad de transporte de gas de los actuales 120 millones de metros cúbicos diarios a 124 millones el año próximo. Así lo anunció ayer el secretario de Energía, Daniel Cameron, en un acto en la Casa Rosada, a dos días de la resolución que creó el llamado programa global para la emisión de valores representativos de deuda y certificados de participación en fideicomisos financieros por $ 3000 millones para atender necesidades de transporte y distribución.

Uno de las ampliaciones de la red de gas se hará en Tucumán y la otra en las regiones Centro-Cuyo, y entre las dos supondrían una inversión de entre $ 80 millones y $ 120 millones, según el subsecretario de Combustibles, Cristián Folgar. Los industriales tucumanos, que ya sufrieron cortes del suministro este año, vienen reclamando esta obra, aunque también piden medidas de corto plazo que eviten interrupciones en el próximo invierno.

A modo de desmentida de los nuevos rumores de renuncia de Cameron, el propio secretario de Energía se encargó de explicar la operatoria de esos fideicomisos. Estos fondos constituyen, junto con el anunciado aumento gradual del precio del gas en boca de pozo, la estrategia para afrontar la crisis energética el año próximo y en 2006, mientras que para este año se adoptaron medidas coyunturales como las importaciones de fuel oil venezolano, electricidad brasileña y gas boliviano, y la campaña pro consumo racional de gas.

"Los fondos fiduciarios son una herramienta de financiamiento en un contexto en que las licenciatarias (del transporte y la distribución) no encuentran financiamiento en las condiciones actuales", explicó Cameron. Con este nuevo esquema creado por el decreto 180 de febrero pasado, las transportadoras y las distribuidoras se encargarán de la construcción, operación y mantenimiento de la ampliación de las redes, pero los recursos provendrán de fideicomisos constituidos con aportes de AFJP, bancos, mercados de capitales, grandes clientes y organismos multilaterales. No se descarta la participación del Estado.

Uno de los empresarios del sector energético que escuchó el anuncio de Cameron se preguntaba en privado quién estará dispuesto a invertir en un fondo fiduciario para la construcción de gasoductos cuando aún el Gobierno no definió alzas de tarifas de transporte y distribución, ni cuánto tiempo demorará el proceso de readecuación, ni cómo se ajustarán los precios en pesos (a partir de la inflación, el CER u otro índice). Folgar explicó a LA NACION que la rentabilidad del fideicomiso está garantizada por la demanda.

"¿Y qué precio se le cobrará a la demanda?", preguntó este cronista. "Cada proyecto tendrá su esquema de tarifas, no el actual, pero eso apenas está comenzándose a estudiar", respondió Folgar.

"El Banco Nación está liderando los dos proyectos", explicó el subsecretario, aunque un vocero de la entidad aclaró que aún no se ha iniciado el trabajo. Folgar también comentó que la distribuidora GasNea, que opera en el Nordeste, está recolectando recursos por su cuenta para extender la red y ya ha conseguido $ 50 millones de las AFJP.

En el mismo acto, Cameron firmó ayer con la empresa Electro Ingeniería un contrato para la construcción, exploración y mantenimiento de la línea eléctrica de alta tensión Choele Choel (Río Negro)-Puerto Madryn (Chubut) y de las plantas transformadoras en esas ciudades para la vinculación de la red patagónica con el sistema interconectado nacional. La obra, proyectada en 1988, debería finalizarse en diciembre de 2005 y demandará una inversión de 240 millones de pesos.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.