Analistas creen que se busca evitar otro default