Analistas de Wall Street dudan del “New Deal” argentino

Los economistas señalan que a Néstor Kirchner se le dificultará conseguir los fondos necesarios para implementar el plan de obras públicas, que fue estimado en más de 3000 millones de dólares
(0)
27 de mayo de 2003  • 14:11

NUEVA YORK.- La promesa del presidente Néstor Kirchner de gastar miles de millones de dólares en obras públicas para reactivar la economía, levantó dudas entre los analistas económicos y la prensa especializada en Estados Unidos sobre el origen del dinero necesario.

Los economistas estimaron que tras el colapso de fines de 2001, Kirchner, a quien el Wall Street Journal llama el "New Dealer patagónico", tendrá las manos atadas para implementar su plan por la estrecha situación fiscal de la Argentina.

"Realmente no sé cómo se propone pagar por todos esos programas que está proponiendo", dijo Tim Ramsey, un estratega de mercados emergentes del banco de negocios Bear Stearns, de Nueva York.

Según el Wall Street Journal, el nuevo gobierno de Kirchner no precisó cuánto está dispuesto a gastar en su propuesto plan de obras públicas, pero inversionistas y analistas políticos estimaron más de 3.000 millones de dólares sólo este año.

El diario financiero reproduce declaraciones de Kirchner en su mensaje inaugural, según quien dijo "no estamos inventando nada nuevo", en alusión al "New Deal", el plan de grandes obras públicas que el ex presidente estadounidense Franklin Roosevelt popularizó durante la Gran Depresión.

"En la década de los 30, Estados Unidos superó la más profunda crisis financiera y económica del siglo de esa manera", continuó el WSJ al citar precisiones de Kirchner.

Para algunos analistas, las promesas de Kirchner surgen de su experiencia como gobernador de la provincia de Santa Cruz, , la cual es rica en petróleo y tiene escasa población.

El economista Fernando Losada, de ABN Amro, de Nueva York, destacó que el ingreso público per capita en Santa Cruz es dos o tres veces más que el promedio del resto del país.

El ministro de Economía, Roberto Lavagna, sostuvo que disponían más de 2.000 millones de dólares para proyectos de obras públicas, con lo cual aclaró que "el problema no es de recursos", pero el WSJ dijo que "nadie lo cree".

Lavagna es un continuador de la precedente administración a quien se le concedió el crédito de haber ayudado a estabilizar la economía desde que el gobierno devaluó el peso, en enero del 2002.

Un economista de Chase Morgan Stanley que solicitó no ser nombrado dijo que "Kirchner enfrentará enormes presiones para renegociar la deuda de 52.000 millones de dólares de la que el gobierno no ha pagado un centavo desde la cesación de pagos de diciembre de 2001".

"Y no hacer pagos sobre una deuda existente, significa que no habrá ningún dinero para gastar en otros programas", dijo a su vez el WSJ.

Para los analistas, la Argentina debe continuar sus negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, y según los economistas, si el gobierno de Kirchner "no resuelve sus problemas con la comunidad internacional, tendrá muchas dificultades para obtener financiaciones en el futuro".

Más pragmáticamente, el economista Walter Molano, de BCP, dijo que "el nuevo presidente argentino presentó una visión muy populista del país. Sin embargo, los inversionistas ignoraron las declaraciones de Kirchner. Los inversores apuestan a que Kirchner continuará con las políticas económicas de su predecesor, Eduardo Duhalde", subrayó Molano.

Fuente : ANSA

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.