Anatoly Karpov y una lección sobre cómo aprendemos