Ante el "círculo rojo", Vidal ratificó que Macri será el candidato oficial

Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
Francisco Jueguen
(0)
23 de abril de 2019  • 19:41

"¿Va a ir usted de presidente?", le preguntó LA NACION a María Eugenia Vidal mientras entraba al Salón Versailles del Alvear Palace Hotel. La gobernadora no respondió, pero el arqueo de sus cejas, la mueca en su boca y una inclinación de cabeza sugirió una traducción casi inmediata: "¿Te parece?".

Al final de su presentación -una simbólica "filmina" de su gestión bonaerense que no exploraba territorios nacionales- fue mucho más contundente para eliminar esa incógnita. Sin tiempo por su presencia comprometida en otro encuentro de la mesa política en Casa Rosada, las tres preguntas que los empresarios del "círculo rojo" querían hacerle se sintetizaron en una: "¿Quiere ser presidenta?". Mientras los empresarios escuchaban atentamente reunidos en el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp), ella respondió: "Cambiemos es la única que ya tiene un candidato a presidente, Mauricio Macri, y una candidata a gobernadora".

Vidal había ojeado las cartas antes. Cuando abrió su discurso, deslizó un "si los bonaerenses me vuelven a elegir", para luego recalar en temas territoriales que suelen repetir desde jefatura de Gabinete frente a los hombres de negocios: el gasto público y el equilibrio de las cuentas, el peso de los impuestos, y las obras de infraestructura. Dos asesores de Marcos Peña bromeaban en una mesa aledaña al atril: "Hasta parece que estuviéramos coordinados". Tras los rumores sobre su gestión, los empresarios lo analizaron de otro modo: "Vino a rendir examen".

"El 11 de diciembre la lista de problemas es la misma", cuestionó Daniel Funes de Rioja, presidente del Cicyp. En la mesa que compartió con Vidal hubo reclamos por los costos laborales y los impuestos. "¿Cómo está la industria?", preguntó este medio al presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo. "Para el traste", dijo a la pasada. "¿Cómo está la construcción?", se lo consultó a un ex presidente de la Cámara de la Construcción. La respuesta fue idéntica.

"Las exportaciones (de autos) no son competitivas con impuestos a las exportaciones", se quejó el presidente de FCA, Cristiano Rattazzi, que describió el plan de Productos Especiales como una buena campaña de marketing, pese a que coincidió con otro de sus pares en que puede ser un "paliativo" -un puente- para atravesar una inflación que en el primer trimestre supera el 11%.

El presidente de la Sociedad Rural (SRA), Daniel Pellegrina, confió en que el Gobierno cumpla con su palabra de eliminar las retenciones el año que viene. "¿Qué piensa de Martín Lousteau como candidato a vicepresidente de Macri?", se le cuestionó. "No me genera confianza", alertó sobre el autor de la polémica resolución 125, que inició la guerra entre el kirchnerismo y el campo.

Vidal buscó tender un puente. "La pelea contra la pobreza se da también convocando al sector privado", recalcó la gobernadora, quien señaló que ese flagelo debe encararse de manera multidimensional. Es un foco que hoy perjudica menos al Gobierno, cuyas políticas afectaron más bien los ingresos. "Siempre puedo creer que el diálogo con los empresarios puede ser mejor. Gobernar es administrar intereses y tensiones, pero eso no invalida el diálogo. Eso lo vamos a seguir haciendo", dijo Vidal, que criticó los "liderazgos mesiánicos", en alusión a Cristina Kirchner.

La visita de Vidal terminó de zanjar un deseo empresario ante el temor de la vuelta del kirchnerismo. "Yo quiero que sea presidenta. Va a ser presidenta", dijo Jorge Di Fiori, titular de la Cámara Argentina de Comercio (CAC). "Pero va a ser Mauricio. Llega", afirmó el hombre que ya es protagonista del próximo desafío empresario en un escenario de inflación: las paritarias.

"Será un final con bandera verde", dijo un empresario que estuvo en las últimas horas con Macri en Casa Rosada sobre el ajustado balotagge de la polarización. Detrás, el constructor que se quejaba de su amarga actualidad afirmaba que la vuelta de Cristina Kirchner sería el "caos", el mismo escenario que la ex presidenta pinta para la reelección de Macri según su reciente lanzamiento literario.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.