Ante la escasez de efectivo, la ley del más fuerte se impone en la selva corporativa