Pérdida. Ante la persistente caída en Chicago, la soja argentina se negoció en baja