Aparecieron cuatro focos de aftosa en el sur de Brasil

El Senasa prohibió importar carne desde el Estado de Rio Grande do Sul
El Senasa prohibió importar carne desde el Estado de Rio Grande do Sul
(0)
25 de agosto de 2000  

La Argentina tomará medidas técnicas en la frontera con Brasil para impedir el ingreso de la fiebre aftosa desde ese país, luego de conocerse la aparición de cuatro focos en el Estado de Rio Grande do Sul.

Una de las disposiciones fue suspender las importaciones desde ese Estado de animales susceptibles a la enfermedad, carne con hueso y menudencias que no han sido sometidas a un proceso que garantice la eliminación del virus.

El presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Oscar Bruni, explicó a La Nación que no cerrarán las fronteras y, por el momento, sólo se aplicarán acciones preventivas, como exigir a las carnes porcinas frescas sin hueso un certificado adicional de trazabilidad, que demuestre que el producto procede de una explotación distante a 25 kilómetros de donde se registraron los focos en Brasil.

El Ministerio de Agricultura de Brasil informó que se registraron cuatro focos de fiebre aftosa en la comuna de Joia, la región central del Estado de Rio Grande do Sul (extremo sur de Brasil), a 113 kilómetros de la frontera con la Argentina.

El titular de esa cartera, Marcus Vinicius Pratini de Moraes, dijo ayer que hay sospechas de sabotaje, ya que la incidencia del virus O, encontrado en 28 animales, no se registra en Rio Grande do Sul desde hace 14 años.

"La hipótesis de sabotaje está siendo investigada", declaró el funcionario al diario Zero Hora, de Porto Alegre. A su vez, el secretario de Defensa Agropecuaria, Luiz Carlos Oliveira, señaló que no existe relación con el virus A-24, encontrado en la Argentina y en Paraguay. En por lo menos una de las cuatro propiedades donde se registraron focos de fiebre aftosa, el ministerio constató que no fue realizada la vacunación contra el mal, suspendida en Rio Grande do Sul en abril último.

Estos focos podrían cuestionar el status de "libre de aftosa sin vacunación" del país, otorgado por la Organización Internacional de Epizootias a los Estados de Rio Grande do Sul y su vecino Santa Catarina en abril pasado, estimaron el miércoles criadores de la región.

Control en la frontera

En Paso de los Libres, Corrientes, el paso argentino más importante hacia Brasil, fueron demorados dos camiones con carne proveniente del país vecino, a la espera de indicaciones de Buenos Aires.

Según comentó José Picolini, responsable del área animal del Senasa en ese paso fronterizo, "aún no sabemos qué hacer; esperamos indicaciones, pero seguramente se tomarán los mayores recaudos con los cortes de carne que provengan de Rio Grande do Sul".

Los productores de porcinos argentinos estarán aliviados, al menos por un tiempo, de la invasión de cerdos brasileños y, aprovechando la ocasión, reclamaron que se cierre totalmente la frontera con ese país. Este sector lleva adelante una amplia campaña para impedir que siga entrando carne de cerdo desde Brasil, a la que acusan de estar subsidiada.

El Senasa decomisó y sacrificó ayer 180 animales, entre bovinos y porcinos, en distintas zonas del interior del país debido a que la hacienda era trasladada sin ser destinada para la faena y esta actividad está prohibida hasta el 3 del mes próximo. Los procedimientos se realizaron en Catamarca (90 cerdos y 17 bovinos), Tucumán (30 bovinos) y Misiones (53 bovinos).

Según informó el Senasa, los vendedores de los animales enviados a Misiones fueron Juan Scheiget, de Virasoro (Corrientes), y Arcadio Sackser, al tiempo que el comprador fue Héctor Pawlluk, de Colonia Alberdi, Misiones. También se comprobaron irregularidades, como documentación vencida o adulterada.

Reclamo en la Justicia

CORDOBA.- Una firma consignataria de la ciudad de Río Cuarto solicitó a la justicia federal que le autorice la realización de los remates ferias que tenía programados por considerar que la resolución del Senasa que suspendió por tres semanas las reuniones ganaderas provoca "graves e irreparables" daños.

Wiltberg y Compañía incluyó la petición en un recurso de amparo que interpuso ante el juez federal Luis Martínez, quien adoptaría una decisión entre hoy y el lunes. Mediante esa acción, los abogados de la empresa impugnan los términos y alcances de las resoluciones 1133 y 1148 del Senasa.

Río Cuarto es una importante plaza ganadera. En esa ciudad están radicadas seis consignatarias de hacienda que organizan mensualmente medio centenar de remates ferias. Miguel Talano, de la firma que planteó el amparo, dijo a La Nación que el regional es básicamente "un mercado de venta en subasta pública".

En la zona se comercializan entre 25.000 y 30.000 cabezas por mes. En el escrito se argumenta que la medida produce graves e irreparables daños a los productores rurales de la región sur de Córdoba y a "cientos de personas que trabajan en esta actividad".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.