Apelan al Banco Central para aumentar el gasto electoral

El Gobierno se apropió de reservas previstas para pagar deuda; reforzó las partidas para sostener subsidios y favorecer a gobernadores e intendentes
Jorge Oviedo
(0)
21 de agosto de 2013  

Un fuerte aumento del gasto, financiado en gran medida por el Banco Central para pagar subsidios , partidas para gobernadores e intendentes y el incremento del empleo público parecen ser las herramientas con las que el Gobierno trata de revertir lo que hasta ahora parece una segura derrota en las elecciones de octubre próximo,

La administración Kirchner decidió gastarse reservas que había tomado con el argumento de que las usaría para pagar deuda, arrancarle todavía $ 12.000 millones más al Banco Central y aumentar en más de 11.000 millones el déficit fiscal para tratar de mejorar sus posibilidades electorales. Incluso decidió aumentar el gasto en personal contratado en el Ministerio de Economía y aumentar en 1000 puestos la planta permanente del Ministerio de Desarrollo Social, a cargo de Alicia Kirchner.

El Gobierno recurrió a un sorpresivo decreto de necesidad y urgencia, ya que los cambios en el presupuesto fueron tantos y tan profundos que no le alcanzaron los superpoderes con los que cuenta.

Con el decreto 1170/13, publicado ayer en el Boletín Oficial, el gasto total crece poco más de $ 23.000 millones, pero la suma de aumento de las partidas es mayor. Ocurre que se disminuyeron las previsiones para pagar deuda pública. El Gobierno había tomado reservas del Central para pagar los bonos atados a la evolución del PBI. La oposición denunció en 2012 la maniobra, ya que por el bajo crecimiento de ese año era previsible que no se debería pagar suma alguna por ese concepto. El Gobierno prometió que si no era para pagar deuda, usaría los fondos para inversiones y siempre y cuando no generaran inflación. Por ello, hasta oficialistas como Roberto Feletti pensaban que se utilizarían para importar equipos para inversiones de la reestatizada YPF.

Pero la urgencia electoral hizo que el destino sea el gasto y que no importara si ello empuja el aumento de los precios.

La cartera más beneficiada es el Ministerio de Planificación, que conduce Julio De Vido, de donde sale la mayor parte de las partidas para mantener los subsidios al consumo de electricidad y los hidrocarburos. También dispone ahora de mayores recursos para transferir a gobernadores, intendentes y cooperativas por planes de vivienda y obras de infraestructura. El ministro de Planificación se queda con un alza de recursos de más de $ 14.000 millones, de los cuales más de 6000 millones pueden ser utilizados para financiar a gobernadores e intendentes leales.

También hay aumentos de partidas para sostener los subsidios a las tarifas ferroviarias y al servicio de colectivos. Y también para aumentar el fondeo de planes de préstamos para la vivienda ProCreAr.

Al 31 de julio pasado el Gobierno había consumido la totalidad de los poco más de $ 24.000 millones previstos para todo el año. La suba del decreto publicado ayer es del 34%, pero de mantenerse el ritmo de consumo la cifra no alcanzaría ni siquiera para tres meses más, por lo cual luego de octubre habría que hacer un nuevo incremento de partidas o subir las tarifas.

Empresas y caminos

Entre las empresas públicas, la mayor suba de las asistencias corresponde a Enarsa, que se ocupa de las importaciones de gas. Pero también hay un muy importante incremento para AR-SAT, que entre otras cosas se ocupa de la televisión digital, que el Gobierno utiliza como mecanismo de propaganda regalando, por ejemplo, los decodificadores a quienes no tienen aparatos que permitan sintonizarla.

Sólo para el presente ejercicio el Gobierno decidió sumar $ 2000 millones en obras viales a cargo de la Dirección Nacional de Vialidad, un rubro que habitualmente favorece a las provincias de gobiernos aliados y castiga a las de los que no lo son. Como reveló ayer LA NACION, de 2003 a 2011 Santa Cruz fue la más favorecida, con gastos en obras viales que superaron los de provincias más grandes, como Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, y que resultaron más de 12 veces mayores que los destinados a San Luis.

También en este rubro aparece un dato muy curioso, ya que por el decreto de necesidad y urgencia de ayer se incorpora al presupuesto del año en curso y a los siguientes hasta 2016 la realización de la autovía Luján-Carlos Casares, en la provincia de Buenos Aires.

Se trata de una obra por la cual la presidenta Cristina Kirchner firmó el convenio de ejecución en 2008. Entonces ella habló de poco más de $ 1000 millones de gasto total, pero ahora se prevén más de 1200 millones. La Presidenta comprometió así por decreto incluso el primer presupuesto que ejecutará quien la suceda en el cargo. La obra atraviesa Chivilcoy, de donde es originario y tiene influencia política el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo.

Los grandes beneficiarios

Tres funcionarios con mucha mayor disponibilidad de fondos

  • Julio de Vido

    Ministro de Planificación

    Política y energía


    Recibió muchos recursos para beneficiar a gobernadores, intendentes y cooperativas, pero los millonarios refuerzos para subsidiar las tarifas eléctricas sólo alcanzarían hasta las elecciones
  • Axel Kicillof

    Viceministro de Economía

    Para tener más gas


    El plan para premiar el aumento de la producción de gas natural recibió un refuerzo de partidas de poco más de 2500 millones de pesos; el viceministro quiere reducir las importaciones
  • Florencio Randazzo

    Ministro del Interior y Tpte.

    Trenes y colectivos


    Los refuerzos de fondos apuntan a no tener que tocar tarifas y que los prestadores del servicio puedan afrontar los mayores costos sin que el ministro tenga que imponerles un ajuste
  • MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.