Apoyo de Clinton a un acuerdo con EE.UU.

El ex presidente lo expresó en Brasil
(0)
28 de agosto de 2001  

SAN PABLO.- Ciento cincuenta mil dólares, oportunos para continuar saldando las deudas con sus abogados, hicieron volver ayer a Bill Clinton a Brasil, pocas semanas después de su última visita.

El ex presidente de los Estados Unidos ya había estado aquí hace poco más de un mes, como principal orador en una conferencia organizada por el diario Valor Econômico. Ayer, en cambio, llegó contratado como conferencista por la Fundación Armando Alvares Penteado (FAAP), donde hoy brindará una conferencia.

Abordado por los medios, le dedicó algunas palabras a la Argentina. Dijo que lamentaba mucho la "seria crisis económica" que vive y sostuvo que es necesario un esfuerzo "y apoyo de todos" para que la Argentina supere los problemas.

Mencionó también la importancia del Area de Libre Comercio para las Américas (ALCA) -que debería iniciarse en 2005, pero que aún enfrenta mucha oposición, fundamentalmente en Brasil-. Y destacó que parte de ese sentimiento de "bloque" se expresó en el apoyo dado por el Fondo Monetario Internacional a la Argentina y Brasil,con el aval de los Estados Unidos.

"Un acuerdo comercial entre Brasil, la Argentina y Estados Unidos, entre el Mercosur y Estados Unidos en dirección al ALCA, seguramente aumentaría la confianza del mercado, y yo apoyaría una medida como ésta", dijo Clinton a la prensa brasileña.

Elogios a Cardoso

De paso, le dedicó un elogio a Cardoso: "No hay nadie mejor que él para administrar el país (Brasil) en este momento". Brasil enfrenta un comienzo de recesión, con una desaceleración brusca y el crecimiento de su deuda pública, multiplicada por diez durante el mandato de Cardoso.

Ayer, en tanto, acompañado por el actor Anthony Hopkins, Clinton aterrizó en Río de Janeiro. Se hospedó en el lujoso Copacabana Palace Hotel y salió a caminar por la rambla carioca casi como un turista más.

Vestido informalmente, con zapatillas, pantalón caqui y chomba naranja colorida, dejó al personificador de Hannibal Lecter durmiendo en el hotel y enfrentó a una pequeña horda de curiosos, chicos de la calle que querían darle la mano y turistas norteamericanos que deseaban sacarse una foto con él. A la distancia, varios agentes de seguridad lo cuidaban.

La familia Clinton aún debe millones de dólares a los escritorios de abogados contratados durante sus dos mandatos para defenderlos en casos como el Whitewater y el escándalo de Monica Lewinsky.

Después de su paseo por la costa de Río, Clinton entró de compras en un negocio de bikinis y ropa de playa en Ipanema, acompañado por Hopkins. Hoy dará una conferencia en la Fundación Alvares Penteado, y tiene prevista una cena con los economistas más influyentes del país.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?