Suscriptor digital

Apoyo de las automotrices argentinas

(0)
24 de marzo de 2000  

Las automotrices radicadas en la Argentina recibieron con buenos ojos, aunque con cautela, el nuevo régimen automotor anunciado por el Gobierno.

"En principio, estamos de acuerdo con el esquema general del acuerdo _dijo a La Nación el director de Relaciones Institucionales de General Motors de Argentina, Alberto García Carmona_. Obviamente, después habrá que ajustar ciertos conceptos, pero siempre teniendo en cuenta que el objetivo es no aumentar los costos porque tenemos que seguir produciendo y exportando de forma competitiva. Cualquier elemento que implique una suba en los costos nos va a descolocar en el plano internacional."

Para el director de Relaciones Institucionales de Ford Argentina, Rodolfo Ceretti, "el régimen acordado no difiere demasiado de lo que había propuesto la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa), por lo que nuestra primera visión es positiva. Igualmente, hay algunos puntos criticables: uno es que coexistan en un mismo año dos regímenes, porque eso hace difícil compatibilizar los controles; pero la cláusula que menos nos gusta es la que se refiere al aumento del arancel externo común (AEC) para la importación de autopartes, ya que implica un incremento de entre 6 y 7 puntos en los costos de producción de vehículos". El aumento de los costos de producción es lo que más desvela a las automotrices. "Las autopartes tienen un impacto de entre el 60 y el 70% en el valor del vehículo -continuó Ceretti-. Así, el incremento en el arancel para las piezas se traduce en un aumento efectivo de los costos del orden del 4 por ciento. Como el mercado está muy resentido y débil, no va a ser fácil trasladar esa suba al público, pero tampoco va a ser sencillo absorberlo, porque no hay margen como para hacerlo."

"En principio, creo que los precios de los vehículos van a mantenerse igual -opinó el director de Relaciones Institucionales de General Motors de Argentina, Alberto García Carmona-, dado que el mayor valor de las piezas podría compensarse con la disminución en los costos de producción en otros rubros."

Para el director general de Peugeot Citro‘n Argentina y presidente de Adefa, Luis Ureta Sáenz Peña, "el acuerdo se acerca mucho al que en su momento hicimos Adefa, la Asociación de Fabricantes Argentinos de Componentes (AFAC) y los sindicatos. Además, los seis años de duración son un plazo bueno para programar las inversiones".

No obstante, el ejecutivo calificó como "malo en sí mismo el aumento de aranceles para camiones y ómnibus. El 18% establecido es bastante bajo, y deja algo desprotegida la producción local. Es más, no hay que descartar una invasión de camiones y ómnibus importados".

Compensar las diferencias

En cuanto al desvío permitido en el intercambio compensado entre Brasil y la Argentina, que, en el primer año del régimen, será de un 6,2%, dijo que "nos favorece porque permite aprovechar mejor el crecimiento del mercado brasileño, que es más grande que el nuestro; en cambio, si el intercambio sigue uno por uno, cada uno aprovecha solamente las ventajas de cada país".

Por su parte, el vocero de Mercedes-Benz de Argentina, Enrique Federico, consideró que "favorece la realización de inversiones locales, ya que permite atenuar las variaciones en los mercados de ambos países".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?