Apple pierde una batalla en guerra de las aplicaciones