Argentina y Brasil, lejos del acuerdo

Los brasileños desconfían del contenido local del 30% que tienen los autos argentinos: afirman que es sólo un 20 por ciento
(0)
31 de octubre de 2000  

SANPABLO.- El Régimen Automotor Común del Mercosur aún está lejos de ser una realidad, a pesar de los supuestos avances que habrían ocurrido durante las últimas dos semanas en Río de Janeiro y San Pablo.

Por detrás de los anuncios de un aparente acuerdo y de la inminencia de la firma del régimen, aparece una realidad repetida en ya más de 20 reuniones bilaterales: ambos países siguen sin ponerse de acuerdo en el método de medición del contenido local de 30% reivindicado por la Argentina para los autos producidos en su territorio.

Ayer por la tarde, representantes de las terminales argentinas se reunieron con sus pares de Brasil para intentar unificar la estrategia de negociación. En rigor, las principales diferencias de esas multinacionales son con el gobierno argentino.

En cuanto a los desencuentros entre los países, vale aclarar que el 19 de este mes, en Río de Janeiro, la realidad parecía ser diferente. Después de cinco horas de reunión, el secretario de Industria argentino, Javier Tizado, y el embajador brasileño ante el Mercosur, José Botafogo Goncalves, salieron de la sala con un documento de cinco puntos que parecía ser el fin de los desentendimientos. Se creaba un "compromiso de alcanzar 30% de contenido local en plazo razonable" y "aceptar como base mínima los niveles de integración local, por empresa, en 1999". Pero no aceptaron exponerse a una conferencia de prensa juntos y respondieron evasivamente sobre la pregunta clave: ¿se medirá el 30% como dice la Argentina o como dice Brasil? Una fuente del Ministerio de Desarrollo del Brasil reconoció: "La nota fue un poco confusa o ambigua a propósito, para ganar tiempo. Lo único que quedó definido es la creación del Comité Automotor del Mercosur".

Inmediatamente, el tema volvió a negociarse a través de los medios. Por un lado, Tizado aseguraba que había prevalecido la medición argentina, con un único punto de inflexión: se les daría a las automotrices tiempo para adaptarse a la nueva reglamentación, de 30 por ciento. No es lo que piensan en Brasil. El secretario de Industria, Reginaldo Arcuri, dijo a La Nación : "Los números que se mencionan no son fieles. Siempre hubo un método de medición que era el que todo el mundo usaba, y de pronto (con el decreto 611) la Argentina introdujo uno nuevo. Lo que nosotros queremos saber es cuáles son los números reales".

Ese 30% que pareció en el acuerdo de Río de Janeiro sería, según Arcuri, "apenas un target (objetivo)", pero no el número definitivo. La Argentina asevera que hoy, en promedio, los automóviles argentinos son construidos con ese contenido de piezas locales. Pero Brasil desconfía, y esta semana enviará una delegación técnica para determinar exactamente cuál es el contenido local que actualmente tienen los automóviles argentinos. Según información que la diplomacia y la industria brasileña está filtrando en los medios, los automóviles argentinos tienen en promedio apenas un 20%, si se miden sus conjuntos y subconjuntos, y alrededor de 10% si se mide pieza por pieza. Si la delegación brasileña confirma esos datos, la negociación volverá a fojas cero.

Mostrador

En Río de Janeiro fue acordado que, de ahora en más, de un lado del mostrador estarán los gobiernos y del otro, las automotrices. Esta idea es falsa: Brasil está obviamente del lado de las automotrices y sus autopartistas, que fabrican en el país casi 1,5 millón de vehículos por año, con un contenido de piezas locales que llega en algunos casos al 90% del vehículo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.