La mesa de los argentinos reduce el consumo de carne al mínimo histórico