Argentinos for export: ser expertos en crisis tiene sus beneficios; cada vez más directivos ganan posiciones globales

La capacidad de adaptarse, los rápidos reflejos, la educación y la audacia para cuestionar el orden establecido son rasgos que convierten a los ejecutivos locales en candidatos para los destinos estratégicos
Silvia Stang
José Del Rio
(0)
20 de abril de 2015  

Su atención, por favor. Comunidad de Negocios anticipa el despegue de un artículo que no conoce fronteras. Los entrevistados están a distancias de hasta 30 horas de vuelo y algunos terminan su día cuando en la Argentina todavía no amaneció. ¿El resultado? Historias de quienes apuestan por su carrera y aterrizan en los destinos más disímiles. Casos en los que una decisión laboral implica un cambio de vida y en los que el cielo está a veces despejado y otras veces, con turbulencias. A continuación, diez argentinos for export comparten algunas de sus experiencias.

Cuando Mariano Lozano ingresó en Danone no imaginaba lo que el destino le tenía preparado. Arrancó liderando Logística La Serenísima, un joint venture entre Mastellone y la firma francesa. Así, ganó la fórmula para gestionar el mayor sistema de distribución de productos refrigerados del país. Más tarde, con su background en ventas y sin experiencia en marketing ni MBA, el grupo lo envió a probarse como gerente general a la unidad de negocios más chica de ese momento: Eslovaquia.

Desde entonces, sus cargos estuvieron atados a los Mundiales de fútbol. Bratislava quedaba a 500 kilómetros de donde jugaba la Argentina en el Mundial 2006 y de allí se fueron junto a su mujer a Johannesburgo, donde nació Tomás, su primer hijo. Un año antes del Mundial de Sudáfrica (2010) les dieron por destino San Pablo, donde nació Lucía. En 2014, cuando se jugó la Copa del Mundo en Brasil, los enviaron a Nueva York, donde están ahora, con responsabilidad por los negocios en Estados Unidos y Canadá. "Prometí a la familia no ir a Qatar en 2022... Con dos hijos es suficiente", se ríe quien utiliza el plural para referirse a sí mismo, porque dice que la familia es la clave para avanzar.

El tamaño de los negocios que manejó fue ascendente. Eslovaquia, extra small; Sudáfrica, medium; Brasil, large, y Estados Unidos y Canadá, extra large. "Tenemos dos activos en nuestra vida: nuestro nombre y nuestra palabra. El día que rompemos nuestra palabra, ya nunca más tendremos un nombre", dice Lozano.

Para este ejecutivo, tres son sus máximas de gestión: ser él mismo y dejar que los otros lo sean ("armar equipos diversos, no tomar clones", grafica), tomar riesgos medibles y estar orgulloso de los fracasos. "Son la mayor fuente de aprendizaje", describe. "Pasarla bien y cobrar el bonus, entendiendo que el sentido del humor es un factor muy importante en el mundo loco que nos toca vivir", es otro de los puntos que plantea. Y cierra con el que, según sostiene, es su axioma global: "Nadie puede ser mejor gerente de lo que es como persona". En el Grupo Danone, los argentinos son la nacionalidad con mayor representatividad entre los expatriados. El CEO mundial de Yogures, Gustavo Valle, empezó en la filial local hace 18 años, por citar otro ejemplo.

La situación de Diego Lerner es distinta. El ejecutivo de muy bajo perfil creció exponencialmente en una industria de alta exposición. Hoy está radicado en Londres y es presidente de las operaciones de The Walt Disney Company en EMEA (Europa, Medio Oriente y África). Arrancó su carrera en la empresa en 1990, cuando se unió como director ejecutivo de las divisiones de video y pay para la región (incluía México, Brasil, Chile, Colombia y la Argentina). Estuvo a cargo de la supervisión del lanzamiento de Disney Channel (2000), Jetix (2004) y Playhouse Disney (2008), tanto en español como en portugués. También fue responsable del lanzamiento de Radio Disney en español (2001). "Los resultados que tuvo en todo lo que manejó en la Argentina fueron un factor decisivo para crecer. La responsabilidad que tiene es sólo una escala de una carrera que va a continuar", confía el CEO de una firma local que lo conoce desde sus inicios.

La creatividad en la industria del entretenimiento tiene su paralelo en la publicidad, donde la exportación hormiga de ejecutivos es moneda corriente. "La idea convencional de que el argentino es pícaro por naturaleza es un lugar común, y es verdad. No nos gusta la ley, nos avergüenza la norma, esto viene escrito desde el colegio con cualquier edición del Martín Fierro", admite Carlos Bayala, que manejó el desembarco de la agencia Madre Buenos Aires en 2005. Hoy es director creativo mundial y socio de Mother London, la casa matriz de una de las más influyentes agencias independientes. A su cargo están, entre otras, las operaciones de Buenos Aires, Nueva York y Londres.

"De los argentinos que me siento orgulloso son de los que tienen un fuerte punto de vista y lo expresan sin miedo. Muchas veces incorrectos, pero informados sobre la base de los ejemplos aprendidos de un país complejo, creativo y crítico", relata.

Para el creador de la campaña que revitalizó a Mamá Luchetti, los que marcan diferencia son los que utilizaron su educación y base humana para ver la calle y el mundo, y para verse a sí mismos, y atacan todo con una mente inquisitiva porque no están conformes con la realidad que les toca vivir.

Entre las grandes redes también hay casos de gestión global. Pablo Del Campo fue nombrado director creativo mundial de Saatchi & Saatchi en junio de 2014. Si bien tiene su oficina en Buenos Aires, hoy lo definen como un "ciudadano del mundo" que se reparte entre Nueva York, la Argentina, Londres y las otras 141 oficinas de la agencia. En Europa también aterrizaron Maxi Itzkoff y Mariano Serkin, que eran los directores generales creativos de la filial argentina y se fueron a Madrid a potenciar sus ideas por Europa. "Teletransporter" para Cerveza Andes, ganadora de un Grand Prix en Cannes; "Casi Idénticos" para chicles Beldent de Mondelez, y "Padres en slip", para BGH, son algunos de sus últimos trabajos.

Manuel Dulitzky viajaba por Asia con Mercedes, su mujer, cuando pensaron que sería una buena oportunidad trabajar allí. Seis meses después llegó la propuesta concreta de Philips para un rol en Hong Kong. Trasladaron su contenedor con los muebles made in Argentina, pero los espacios no daban ni para subirlos por la escalera. Así, se convirtieron en expertos en reconfiguraciones. Apasionado del piano, al que su mujer define como su segundo hijo, le costó manejar la ansiedad y la posibilidad de situarse en el presente. Ese viaje fue "transformacional" como lo describe la familia, que se convirtió en una liga de tres con la llegada de Felipe. Dulitzky es ahora Managing Director de Philips Consumer Electronics para Hispanoamérica (hoy, parte del grupo Gibson Brands) con base en Chile.

La situación de Juan Manuel Farinati, vicepresidente de Asia Pacífico de Monsanto, también encuentra la clave en la familia. Sus padres nacieron en el interior de la provincia de Buenos Aires y, por ello, la conexión con el campo arrancó cuando era muy pequeño. Estudió Ingeniería en Producción Agropecuaria en un momento difícil para el campo. Empezó como joven profesional, pasó por marketing y luego -acompañado por su mujer- ascendió a distintas posiciones en América latina.

Desde hace 18 meses y desde Singapur, lidera la organización en Asia Pacífico para Monsanto. Su región abarca el "triángulo" entre Paquistán, Japón y Australia, con 850 personas a cargo, 11 países, múltiples religiones e idiomas. El equipo que reporta a él tiene once nacionalidades.

"Culturalmente, entender de la historia, de las religiones, de las comidas, es vivir un documental mientras hago mi trabajo", relata. Como profesional, afirma que el cambio implicó salir de su área de comodidad y dice que ahí es donde se aprende. "Tenemos 30 horas de vuelo desde nuestro país y 11 horas de diferencia horaria. Aceptar que vas a estar lejos de tu familia y amigos no es fácil", admite quien manda a sus dos hijas más grandes a un colegio con chicos de 22 nacionalidades.

Corría 1980 cuando un clasificado en LA NACION le abría a Rolando Meninato las puertas de Dow. A los dos años le asignaron una misión en Estados Unidos. Tras seis años, regresó a la Argentina, donde creció hasta llegar a ser presidente de la región Cono Sur. Hace poco más de tres años, quedó a cargo de la división de semillas a nivel global, lo cual lo llevó a vivir en Indianápolis. Es la sede mundial de la firma, donde trabajan unos 1600 de los 9000 empleados de todo el mundo.

"En general, tenemos la particularidad de ponernos la camiseta, dar todo lo que se puede dar, no fijarnos en horas o días y hacer lo mejor. Y creo que estando afuera jugamos mejor en equipo", admite quien sigue el día a día de la Argentina por Internet y por el contacto con su familia. "Mis hijos son grandes y están en lo suyo, así que nos vinimos solos con mi mujer; no fue una mudanza difícil, todo es muy fácil y abierto, si te gusta la tranquilidad, éste es el lugar", dice entusiasmado.

Sandra Yachelini es directora Regional de Pymes y Canales en Microsoft para América latina.

"Fue muy difícil como todo desarraigo. Extraño a mi familia y a mis amigos. También la comida y me cuesta adaptarme a jugar al golf en carrito", se sincera Yachelini respecto de su nuevo estilo de vida en Fort Lauderdale, aunque valora lo enriquecedor de entender otras culturas. Su último puesto en la Argentina fue el de gerente general de la filial local, y el nuevo desafío la encontró con una experiencia de 25 años en el mundo IT. Ingeniera electrónica por la Universidad Nacional de Rosario y nacida en Rafaela, es la primera vez que toma una posición regional desde otro país. Hasta ahora siempre había estado en la Argentina. "Somos muy directos, proactivos en encontrar alternativas frente a un problema y flexibles a la hora de implementar soluciones", delinea el ADN argentino.

José Luis Valls, Chairman de Nissan América latina y vicepresidente senior de Nissan Motor Company, con sede en Miami, tiene a su cargo las operaciones en 38 países y acumula varias escalas en su CV, que incluyen a Techint, una agencia de publicidad en Estados Unidos, GM y Chrysler, entre otras marcas. Casado y padre de cuatro hijos, asegura que su prioridad es la familia. "Cuando estoy en la oficina soy un tigre. Pongo toda la pasión y motivación como competidor aguerrido. Pero los fines de semana el espacio es exclusivo de mi mujer y mis hijos", cuenta. "No tener miedo a equivocarnos es algo que nos distingue como argentinos", concluye.

Gonzalo Lissarrague presenta una historia alternativa de un ejecutivo local con responsabilidad global. Hace 20 años empezó a trabajar en La Ley como pasante. En 2000, cuando el gigante de las finanzas Thomson Reuters compró la editorial, comenzó su carrera ascendente. Primero como gerente general, luego como número uno de América latina y en la medida en que el negocio se multiplicó por diez, también ocurrió eso con sus responsabilidades. La expansión abarcó Brasil, Chile, Perú, Uruguay y México. Hace un año y medio lo nombraron presidente de una de las unidades del negocio de Thomson Reuters en más de 100 países en las economías de rápido desarrollo. Eso incluye Rusia, China, India, África, Asia, Medio Oriente, y América latina. Viaja cada semana y siempre regresa. Tal como, tarde o temprano, lo hace la mayoría de los ejecutivos argentinos for export.

Antes de hacer las valijas...

La capacidad laboral es clave, pero no lo es todo

Qué se valora

"Del lado de las empresas, que el ejecutivo argentino resuelve bien y está mejor preparado entre sus pares de la región; le ponés un equipo y logra el objetivo; del lado de las personas hoy influye que la Argentina sea un país sin inversión externa y se mira a las multilatinas o multinacionales como lugar para desarrollarse", sostiene Rodolfo Rivarola, profesor del Área Académica de Comportamiento Humano en la Organización del IAE. Y agrega: "Se valora vivir en un lugar que empuja"

Denominación de origen

Cuando se llega a cargos muy altos o hay un cambio sucesivo de destinos de trabajo, la nacionalidad pasa a ser la empresa en la que trabajan. "Si se trata de gestionar un contexto de crisis o incertidumbre, los argentinos pueden traer experiencia relevante. Pero hay que estar atentos a la inserción en otro medio y otra cultura", describe el argentino Juan Van Peborgh, socio de la cazatalentos Egon Zehnder, que trabaja en Brasil desde 2013.

La carrera dual

Un factor importante es que si se va la familia, hay más tensión que en otros tiempos con respecto a qué va a hacer el cónyuge. A veces, del barrio donde se vivirá y el colegio al que irán los chicos son cuestiones fundamentales a la hora de evaluar el traslado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.