Miradas. Atención al cliente: odio o amor a primera vista