Aumentan los convenios laborales

El ministro Tomada dijo que la negociación por los $ 200 será a pedido de sindicatos y empresas
Silvia Stang
(0)
31 de mayo de 2003  

En lo que va del año, el Ministerio de Trabajo homologó 200 acuerdos y convenios laborales, en gran parte de los cuales hubo negociaciones por actualización salarial, según comentó a LA NACION el titular de esa cartera, Carlos Tomada. Esa cantidad de negociaciones (de las cuales el 85% fue por empresa y el 15% por actividad) significa un importante aumento respecto de las firmadas en los años anteriores.

En todo 2002, según datos de Trabajo, se habían homologado 208 negociaciones laborales, una cifra de por sí mayor a la de 2001 (150 casos) y 2000 (tan sólo 76). De esos 208, 132 incluyeron alguna disposición salarial y, según destaca un informe de la cartera, a partir del segundo semestre se comenzaron a registrar "aumentos en las escalas básicas de convenios y la incorporación de conceptos que mejoran las condiciones de la remuneración".

El crecimiento del ritmo de la firma de acuerdos tiene que ver con actividades bastante específicas que se vieron beneficiadas por el nuevo escenario tras la devaluación del peso. No hay todavía acuerdos por actualización y mejoras salariales en los convenios por actividad, que involucran a la mayor cantidad de trabajadores, y hay muy poca negociación en sectores como el comercio. Sin embargo, Tomada puntualizó que el gremio de los metalúrgicos, uno de los más importantes, está ahora con el proceso de negociación abierto.

Entre las empresas y actividades que firmaron convenios este año se incluyen agentes de la industria aceitera, del rubro petrolero, pasteleros (que reúnen a los trabajadores de las cadenas de comidas rápidas), empresas proveedoras de aguas y de actividades portuarias, y químicas.

El proceso podría tomar una mayor dinámica si se tiene en cuenta el incentivo que buscará dar Trabajo a las negociaciones para que entre las partes se acuerde la forma de incorporar a los salarios los $ 200 que las empresas deben pagar a sus empleados desde este mes. Tomada aclaró que no existe instancia formal de convocatoria por parte del Estado para negociar acuerdos. "Desde 1987, las partes son las que se convocan para negociar", recordó.

En el caso de que una parte pida la apertura de una negociación y la otra se niegue a concurrir, el Estado tiene algunos instrumentos para hacer que las entidades (sindicatos, empresas o cámaras empresariales, según el caso) se presenten, "pero eso no tiene que ver con la obligación de alcanzar algún acuerdo", según Tomada.

El funcionario consideró que es posible que, en algunos casos, se trate de acordar una incorporación progresiva de los $ 200 (que son no remunerativos y sobre los que sólo se aporta para el sistema de salud) a los salarios. Y agregó que la cartera tomará un papel activo en intentar que las negociaciones no terminen de manera infructuosa.

Al ser consultado sobre cómo podría continuar la política salarial del Gobierno en el caso de que las partes no logren un acuerdo por la incorporación, el ministro señaló que en primer lugar se va a ir observando qué ocurre "y luego veremos". Lo cierto es que los funcionarios cuentan con un tiempo razonable, ya que la vigencia del decreto que fijó el pago del adicional salarial vence en diciembre. "Hasta ahora hubo fue una respuesta a la emergencia; nosotros tendremos una visión más extendida en el tiempo y vamos a entrar en un proceso de cambio en la distribución del ingreso, que es lento", aseveró.

El incremento del ritmo de negociaciones está en parte también relacionado con la forma en que se van adecuando las estructuras y los procesos de producción en algunas empresas que están experimentando una recuperación de su actividad.

Según comentaron a LA NACION dos abogados laboralistas involucrados en negociaciones, una de las cláusulas que tiene mayor presencia es la referida a las jornadas de trabajo y la distribución de las horas, incluso incorporando el mecanismo de "créditos horarios", por el cual se establece una cantidad de horas de trabajo por ejemplo para todo un año, y se habilita un sistema por el cual un mes se trabaja más o menos horas que en otros, siempre a igual salario.

El número de convenios y acuerdos colectivos de este año se perfila como un récord, al menos desde 1991, año en que se registraron 97 casos. En 2001 y gran parte de 2002, el protagonismo se lo llevaron no los convenios colectivos, sino los Procedimientos Preventivos de Crisis, que son negociaciones de emergencia que se abren cuando las empresas se disponen a tomar medidas como despidos o suspensiones.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.