Más gasto en infraestructura y subsidios a los alimentos. Aumentó un 74% el superávit fiscal