La reforma fiscal resuelve problemas endémicos. Aunque aumentó la morosidad, bajó la evasión impositiva