Una diputada massista impulsa una ley que subiría la nafta en la provincia de Buenos Aires y favorecería al gremio de su marido

La legislatura bonaerense dio media sanción al proyecto que prevé una tasa para las petroleras
La legislatura bonaerense dio media sanción al proyecto que prevé una tasa para las petroleras Fuente: Archivo
Julia D'Arrisso
(0)
4 de diciembre de 2018  • 17:32

La Cámara de Diputados bonaerense dio media sanción, anteanoche, a un proyecto de ley que propone que las petroleras y comercializadoras mayoristas de combustibles paguen una nueva tasa, que gravaría sus ventas a las estaciones de servicio. El dinero, equivalente al 0,25% de la facturación, no sería para el fisco provincial, sino para crear un fondo que administraría el gremio de los trabajadores de estaciones. Las petroleras ya advirtieron que, en caso de que el Senado provincial lo convierta en ley, el costo de la tasa sería trasladado al consumidor. La situación es irónica: en la semana en que algunas empresas bajaron los valores de las naftas, por una iniciativa pública esa rebaja quedaría sin efecto.

Según el proyecto, presentado por la diputada massista Blanca Cantero, se creará un Fondo para la Capacitación y la Tecnología, cuyos recursos se destinarán a "la realización de estudios, investigaciones y procedimientos que resulten necesarios para establecer bases para el diseño, la planificación y desarrollo de acciones para la protección del medio ambiente, la seguridad y la salud de los trabajadores en todo el proceso de comercialización de hidrocarburos en el territorio de la provincia de Buenos Aires, así como para su organización, ejecución y fiscalización".

La administración del fondo estará a cargo del Sindicato de Obreros y Empleados de Estaciones de Servicio, Garajes, Playas de Estacionamiento y Lavaderos de autos, que dirige Carlos Acuña. Otra ironía: Cantero, autora de la iniciativa, es la esposa de Acuña. En otros términos: promueve una norma que favorecería al gremio que dirige su marido.

La posibilidad de un nuevo tributo despertó fuertes críticas en las petroleras. "El costo se trasladaría inmediatamente al precio que paga la persona que va a cargar combustible", admitieron en una de las mayores empresas del país. "No es mucho, pero hay una presión para que bajen los combustibles, y mientras tanto te ponen costos adicionales", sostuvieron.

Cantero es diputada provincial por el Frente Renovador. Le explicó a la nacion: "Este proyecto pide un pequeño aporte. Busca cuidar al trabajador de las estaciones de servicio, que es un trabajo de alto riesgo por los elementos que manipula. Va a dirigido a un fondo que va a tener el control de una entidad gubernamental y después lo manejaría el sindicato", expresó. Además, aclaró que el proyecto está dirigido a las naftas, no al gas ni al gasoil.

"Con la recaudación vamos a darles la posibilidad de que tengan una escuela de formación, que haya más recursos para recreación, seguridad y salud. Queremos que el empleado tenga beneficios que realmente le son necesarios y útiles porque su trabajo es altamente peligroso", argumentó la legisladora, y puso especial énfasis en que tales beneficios fueron pensados especialmente para los empleados de las pequeñas estaciones de servicio.

Puntualizó que la recaudación se destinará a escuelas de preparación, centros de recreación como campings y hoteles, entre otras cosas. Ante la consulta sobre el posible traslado a precios, respondió: "Las petroleras siempre lo trasladan. Lo hacen permanentemente. No afecta al precio, pero si lo pasan es un problema de ellos".

Con relación al vínculo matrimonial que la une a Acuña, principal referente del gremio, dijo: "Yo presenté un proyecto porque conozco perfectamente el sector".

Por su parte, Carlos Gold, presidente de Cecha, la entidad que nuclea a las estaciones de servicio, sostuvo que la medida no repercutiría directamente en las estaciones, sino en la facturación de las petroleras. Sin embargo, no descartó la posibilidad de que esa tasa se traslade a precios. "Si las petroleras deciden trasladar este nuevo costo al surtidor, lo terminará pagando el consumidor", admitió Gold.

"Que se entienda que no es un impuesto, acá no interviene el Estado ni existe una contraprestación por parte del mismo", reflexionó.

Negociación política

Sin embargo, altas fuentes del gobierno de María Eugenia Vidal dijeron a la nacion que el proyecto no se aprobará en el Senado, donde Cambiemos tiene mayoría. Y explicaron que la iniciativa fue parte de la negociación con la oposición para sancionar las leyes de Presupuesto, endeudamiento y ley impositiva provincial.

Cuando estaba cerrado el acuerdo con el massismo y el PJ para darle media sanción a ese paquete en Diputados, el Frente Renovador planteó que no lo votaría si no se trataba el proyecto de creación de la nueva tasa a la venta de naftas. Por eso el bloque de Cambiemos aceptó acompañar ese proyecto después de aprobar el presupuesto y girarlo al Senado. Pero el oficialismo aceleró en la Cámara alta el tratamiento de los proyectos que pedía Vidal, y una vez aprobados se levantó la sesión y dejó sin tratar la iniciativa massista.

En el Senado bonaerense el Frente Renovador sólo cuenta con dos legisladores. "La única chance que tiene el proyecto es que se trate la semana próxima, que es la última sesión, y eso no va a ocurrir", sostuvieron en La Plata. El jefe de Gabinete, Federico Salvai, fue el encargado de avisar a las petroleras que el proyecto no prosperaría.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.