Azurix continuará durante el verano

Dijo que se trata de una época crítica
(0)
31 de diciembre de 2001  

LA PLATA.- Azurix, empresa que presta servicios de agua y cloacas a 2 millones de usuarios en 71 localidades bonaerenses, seguirá con la concesión hasta el final del verano. La firma había anunciado que se retiraba mañana, en disconformidad con las condiciones impuestas por la provincia gobernada por Carlos Ruckauf.

Tres días antes de cumplirse el plazo fijado, Azurix hizo saber que "no dejará el servicio en la era más crítica". Anunció también un principio de acuerdo con el gobierno provincial y expresó su intención de buscar una salida de la concesión "más ordenada".

Desde la Subsecretaría de Servicios Públicos, Eduardo Sícaro interpretó el anuncio de manera distinta: "No hubo acuerdo con la prestataria -dijo a LA NACION-. Azurix había tomado la decisión unilateral de retirarse, pese a que la provincia es la que tiene la facultades de rescindir el contrato. Ahora parece haber dado marcha atrás".

Hasta hace tres días la administración de Ruckauf tenía todo listo para ceder el manejo operativo de la empresa al Sindicato de Obras Sanitarias de Buenos Aires (Sosba).

Ante el giro de Azurix, Sícaro dijo no poder garantizar la continuidad del suministro de agua y cloacas en las 71 localidades servidas por la firma norteamericana. "Yo no puedo responder por la empresa, que ya antes tomó una decisión unilateral", expresó a LA NACION. No obstante, desde la prestataria se afirmó que no faltará el servicio de agua hasta fines de marzo. "La determinación del accionista de abandonar el mercado no cambia. Pero se revisaron los términos para buscar una salida menos traumática", dijo Gustavo Pedace, vocero de la concesionaria.

El 5 de octubre último Azurix envió una carta al gobierno de la provincia para hacerle saber su resolución de abandonar el servicio "por incumplimientos reiterados en el contrato". E hizo saber que exigiría una compensación por 500 millones de dólares.

El gobierno de Ruckauf sentó su posición y rechazó por decreto la rescisión del contrato al argumentar que la facultad de anular la concesión es propia de la administración central o, en todo caso, de la Justicia. Conocida la decisión de Azurix de permanecer en la provincia, Sicaro reflexionó: "La vía administrativa le denegó su recurso contra el decreto del gobernador. Ahora, si se quieren ir sólo les queda la Justicia".

Azurix, que se hizo cargo del servicio en julio de 1999 por un período de 30 años, acudió en queja ante un tribunal arbitral internacional con sede en Nueva York y evitó realizar presentaciones ante la justicia bonaerense, tal como se lo había sugerido el gobierno de Carlos Ruckauf para intentar llegar a un entendimiento.

El diálogo entre la empresa y la provincia estuvo cortado por lo menos dos meses. Azurix dejó entrever un principio de entendimiento. En cambio, la provincia negó que la permanencia de Azurix hubiera respondido a un acuerdo para mejorar la rentabilidad de la empresa. En 1999, la concesionaria de capitales norteamericanos pagó $ 438 millones para ganar la licitación, tres veces más que lo ofertado por sus competidoras. La facturación anual de la firma alcanzó los $ 100 millones, de los cuales el índice de cobrabilidad ronda el 70%. Esto produce -según la empresa- un déficit de 24 millones de pesos al año.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.