Baggio. La historia de la empresa sumida en una interna familiar por la desaparición de US$7 millones

Rufino Pablo Baggio se inspiró en el negocio de su padre Juan Baggio que vendía damajuanas en Gualeguaychú
Rufino Pablo Baggio se inspiró en el negocio de su padre Juan Baggio que vendía damajuanas en Gualeguaychú
(0)
3 de febrero de 2020  • 16:57

La empresa RPB S.A. (más conocida como Baggio) fue noticia en los últimos días por una disputa entre sus accionistas por la desaparición de unos US$7 millones en un hecho que es investigado por la justicia.

La compañía, con base en Gualeguaychú, es una de las principales procesadoras de jugos de fruta envasados del país y su origen data de 1959, cuando fue creada por Rufino Pablo Baggio, quien se inspiró en su padre Juan, que comercializaba damajuanas en la zona desde la década del 20.

En los comienzos, la empresa, que se llamaba como su dueño, Rufino Pablo Baggio, se centraba en la elaboración y la comercialización de vinos. Posteriormente, sumó la de jugos y bebidas a partir de frutas, aguas y lácteos, entre otros alimentos.

El desarrollo de los diversos mercados y canales de comercialización del país los obligó a crecer permanente hasta localizar, en 1983, su primera planta productiva en el Parque Industrial de Gualeguaychú.

Entre mediados de los '80 y durante la década del '90, Baggio comenzó su gran expansión, compitiendo con Pindapoy, otra grande nacional del jugo de frutas. En ese entonces Baggio ya había descartado el fraccionamiento de vino porque no le era redituable, pero su programa de crecimiento y diversificación de productos lo llevó a Mendoza, donde adquirió bodegas, se instaló en Uruguay e incursionó en el negocio de los lácteos.

El fundador operó la firma de forma unipersonal hasta 1993, cuando la convirtió en RPB SA. Estuvo al frente de las operaciones hasta que falleció en 2005 a causa de un cáncer.

De acuerdo con el diario local El Día, al morir Baggio, la titularidad de las acciones se repartió entre sus hijos Rufino Pablo (conocido como "Pino"), Alejandro, Aníbal y Celia María, quien, a su vez, le vendió su parte a Pino, lo que lo hizo titular del 50% del paquete. Pero, a pesar de ser el socio mayoritario, no dirige la compañía, ya que su madre María Cecilia Munilla conservó el usufructo de la titularidad y eligió a Alejandro para esa tarea.

Actualmente, RPB S.A. conserva la planta productiva en Gualeguaychú, Entre Ríos, y una planta procesadora de frutas y envasadora de jugos en Concordia, en la misma provincia. En tanto, en Mendoza, tiene bodegas donde se elaboran las distintas líneas de vinos, varietales y genéricos, mientras que en la zona de San Martín se encuentra radicada la planta procesadora de tomates "Don Ambrosio", en la que se genera la materia prima para producir puré y salsas de tomate. También en San Rafael se emplaza una procesadora de frutas y envasado de dulces y mermeladas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.