Jaqueada por las prohibiciones, desaparece la empresa de valijas inteligentes Bluesmart

Las valijas de Bluesmart contaban con GPS y cargador de celular
Las valijas de Bluesmart contaban con GPS y cargador de celular
Andrés Krom
(0)
2 de mayo de 2018  • 15:36

Recaudaron millones de dólares en colectas en línea, crearon un producto que fue furor en ventas a escala mundial y atrajeron el interés de celebrities como Usain Bolt y Shaquille O'Neal. Sin embargo, la saga de Bluesmart, la compañía argentina de valijas inteligentes, acaba de llegar a un abrupto final: golpeada por una regulación desfavorable, fue vendida por una suma indeterminada a la firma Travelpro.

"De alguna manera nos vimos forzados a vender la compañía porque era la mejor decisión para nuestros clientes, inversores y empleados", dijo a LA NACION Tomás Pierucci, ahora expresidente de la empresa. "Al haber sido tan revolucionarios hubo mucho interés y cerramos con Travelpro. Tuvimos una auditoría que duró varias semanas pero el lunes finalmente se hizo la operación", agregó.

La de Bluesmart fue una de esas historias de Cenicienta digital que alimentan la mística del ecosistema emprendedor local. Ideada en 2013 por Pierucci, Diego Saez-Gil, Martín Diz y Alejo Verlini, la empresa recaudó al año siguiente US$2,2 millones para lanzar una pieza de equipaje conectada con GPS y una batería para recargar el celular capaz de ser gestionada desde una aplicación móvil.

Bluesmart lanzó su sistema inteligente de valijas y accesorios de viaje

02:49
Video

Vendieron 40.000 unidades de su primer modelo y 18.000 del segundo, con precios que oscilaban entre los US$250 y los US$500. En el medio, Bluesmart abrió oficinas en Buenos Aires, San Francisco, Nueva York y Hong Kong, comprometió inversiones de $100 millones hacia 2020 y capturó el interés del velocista jamaiquino Usain Bolt , que las eligió para su participación en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Pero una disposición de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) puso todo en riesgo dado que prohibió despachar baterías de litio integradas en los equipajes, uno de los elementos característicos del diseño de las Bluesmart.

"La ley de la FAA (la Administración Federal de Aviación estadounidense) e IATA decía que no tenían que ser removibles por un tema de seguridad, para que no se prendan fuego -añadió Pierucci-. Hicimos todo en base a las reglas que nos pidieron y en el medio nos cambiaron las reglas, la verdad es que para nosotros fue un golpe muy duro. Prohibir nunca es la manera de implementar algo."

A causa de la prohibición, Bluesmart dejó de vender valijas el 1° de diciembre pasado. La empresa entregó el 90% de las piezas encargadas con un instructivo para removerles la batería. En la Argentina no fue tan sencillo: las trabas a la importación les impidieron hacer las entregas y optaron por reembolsar el dinero a sus clientes (quienes no lo hayan solicitado pueden hacerlo vía web).

Pierucci reveló asimismo que no seguirá en la compañía. "Voy a estar con mi familia, durante estos cinco años los vi poco. Trabajamos muchísimo en este sueño, fue muy intenso, implicó muchos viajes, toda una experiencia muy estresante. Lo único que pienso es en despejar la cabeza, dejar que el tiempo pase, que decante la situación y seguramente emprenderé algo de nuevo, que es lo único que yo sé hacer", afirmó.

Travelpro se quedará con la marca, su equipo de Investigación y Desarrollo, la tecnología, los diseños y la propiedad intelectual de Bluesmart, que ya detuvo efectivamente su producción. Apresurado y sorpresivo, su final llega como en un poema de T.S. Eliot: no con un estallido, sino con un sollozo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.