Boreout, el síndrome del aburrimiento