Botana aconsejó a empresarios ejercer un liderazgo social

Les dijo que la causa de los cuadernos no contribuía a la imagen del sector
Les dijo que la causa de los cuadernos no contribuía a la imagen del sector Fuente: Archivo
Francisco Olivera
(0)
20 de diciembre de 2018  

No fue precisamente el comentario más cómodo. Pero Natalio Botana, el orador invitado, suele ser elegante en el decir. En el último almuerzo del año de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), el politólogo hizo ayer alusión a las investigaciones de corrupción: dijo que el país necesitaba no solo de liderazgo político, sino también de una agenda social, misión que debía incluir a los empresarios y que, en ese sentido, la causa de los cuadernos no contribuía a la imagen de los protagonistas.

Era el mediodía en el Hotel Four Seasons y lo escuchaban algunos de los hombres de negocios más importantes de la Argentina, muchos de los cuales, como Paolo Rocca o José Cartellone, han quedado involucrados en la investigación que lleva adelante el juez Claudio Bonadio. A la mesa estaban sentados también Héctor Magnetto (Grupo Clarín), Luis Pagani (Arcor), Gustavo Grobocopatel (Los Grobo), Cristiano Rattazzi (Fiat Auto), Alberto Grimoldi, Federico Braun (La Anónima), Roberto Alexander (IBM), Jaime Campos, Carlos Miguens y Martín Migoya (Globant).

El encuentro, que sirvió para reelegir en asamblea a Campos por otro período al frente de la AEA, tuvo la atmósfera de cualquier foro empresarial de estos días: no abunda el optimismo. Solo la cosecha, que quienes están en tema imaginan auspiciosa para el año próximo, aparece en el horizonte como elemento alentador.

Campos, reelecto en AEA
Campos, reelecto en AEA Fuente: LA NACION

Pero Botana decidió centrarse en las causas de fondo. Dijo, por ejemplo, que la Argentina podía naturalmente enfrascarse en cualquier discusión política, pero que había ciertas cuestiones macroeconómicas en las que era imperioso coincidir. Una especie de acuerdo subyacente que Brasil logró después de Fernando Henrique Cardoso y que también les sirvió a países como Perú o Israel para recuperarse o derrotar a la inflación. ¿De qué otro modo se podrían superar aquí inconvenientes como la inflación o el déficit fiscal ?, fue la idea que transmitió.

El analista agregó que las razones de que el país tuviera una democracia de baja calidad obedecían en parte a que tenía un sistema de partidos políticos débiles. Y que entre las soluciones se requeriría, por ejemplo, mejorar el PJ, del que fue especialmente crítico al adentrarse en el kirchnerismo en relación con la transparencia.

Otra de sus observaciones fue la importancia de tener una Justicia de calidad, ámbito que incluyó dentro del compendio de mejoras necesarias a toda la dirigencia. Sobre ese postulado sustentó su sugerencia sectorial: los empresarios deberían ser protagonistas de un liderazgo abocado al aspecto no solo económico, sino también social.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.