La Argentina mira con preocupación. Brasil, bajo la sombra de la recesión