Brasil decidió mantener sus compras de trigo argentino

Se desestimó la reducción del arancel externo, lo que favorecía a Canadá y EE.UU.
(0)
25 de enero de 2002  

SAN PABLO.- El gobierno brasileño considera superado el problema de falta abastecimiento de trigo argentino, que estuvo a punto de provocar una reducción unilateral del arancel externo común (AEC) para facilitar el ingreso del producto desde los Estados Unidos y Canadá.

Brasil había amenazado suspender temporariamente el AEC del 11,5% para el trigo, con la finalidad de favorecer la importación del cereal canadiense y norteamericano, que reemplazaría al argentino.

La medida fue analizada a partir de la queja de los molineros brasileños, que sostenían que los exportadores argentinos de trigo no querían cerrar negocios porque no sabían qué cotización utilizar. Desde Buenos Aires se negó tal versión y se afirmó que la demora en cerrar contratos se debía a las fiestas de fines de año.

Ayer, en una entrevista con LA NACION, el secretario de Política Agrícola de Brasil, Benedito Rosa, afirmó que el problema ya está solucionado: "Los productores argentinos retomaron las ventas a Brasil, así que no vemos ninguna razón para reducir el arancel y facilitar el ingreso de trigo estadounidense o canadiense".

Rosa dijo que se percibió un pequeño aumento en el precio del trigo argentino -aproximadamente tres dólares por tonelada-, pero que eso no provocará problemas en el precio del pan en Brasil. "Lo importante es que los negocios se están reactivando, dada la gran preocupación que surgió a partir de la interrupción de nuevos contratos", agregó.

Sin embargo, el funcionario advirtió: "Si el precio del trigo argentino continúa subiendo, los molineros van a preferir comenzar a comprarles trigo a Canadá o a los Estados Unidos, que es un poco más caro pero de mejor calidad".

Brasil había contratado con los exportadores argentinos la compra de 1,1 millón de toneladas antes del feriado bancario, lo que dejaba a los molineros brasileños cubiertos hasta febrero inclusive, pero temían por el desabastecimiento para marzo. El trigo norteamericano se vende a 175 dólares la tonelada en Brasil, contra 125 dólares que se cotiza el trigo argentino. De una producción estimada por la Secretaría de Agricultura argentina en 16 millones de toneladas, Brasil importaría 7 millones por un valor aproximado a los 900 millones de dólares.

Una señal clara

La resolución 69 del Grupo de Mercado Común permite que uno de los países miembros del bloque pida la suspensión temporaria de los aranceles en los casos en los que hay riesgo de desabastecimiento.

La escasez de trigo había comenzado a producir nerviosismo entre los compradores brasileños. En una entrevista con LA NACION, un día antes de la reanudación de los contratos, el vicepresidente de la Asociación Brasileña de Importadores de Trigo, Nelson Brockmann, había confirmado que la organización "llegó a obtener una señal clara del gobierno de que en pocos días podremos importar trigo de Canadá y Estados Unidos sin arancel".

Preocupado porque, según dijo, le restaban apenas 15 días de stock para trabajar en su molino, Brockmann afirmó: "Es una reivindicación de todos los molineros brasileños. Si la Argentina no nos vende, tenemos derecho a comprar en otras partes del mundo sin pagar impuestos de importación".

El caso llegó a provocar una interna entre los molineros y los productores brasileños de trigo. Mientras los primeros pedían la caída del AEC, la Confederación Nacional de la Agricultura del Brasil consideró que esa reducción no era necesaria. "Estamos en contra de cualquier maniobra para reducir el arancel. Cada tonelada de trigo de los Estados Unidos tiene 65,45 dólares de subsidio. Considerando eso, el arancel incluso está muy bajo."

Brockmann, que ya contaba con tener que comprar trigo de los Estados Unidos, dijo que tenía la expectativa de que fuera "mejor que el argentino, cuya calidad viene en decadencia".

En números

11,5%

Arancel


Ese porcentaje corresponde al arancel externo común del Mercosur para el trigo.

900

Millones


Es el valor aproximado, en dólares, de las exportaciones del cereal argentino a Brasil.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?