Brasil: divisa única, sí; dolarización, no