Brasil quiere "más Mercosur"

Lo afirmó José Botafogo Gonçalves, principal negociador por ese país, en un intento por bajar el tono de la disputa; proponen crear un ente de financiación externa para el bloque.
Lo afirmó José Botafogo Gonçalves, principal negociador por ese país, en un intento por bajar el tono de la disputa; proponen crear un ente de financiación externa para el bloque.
(0)
23 de marzo de 2000  

"Los problemas del Mercosur se solucionan con más Mercosur."

La frase no es nueva, pero por remanida no pierde valor, menos aún si quien la pronuncia es el embajador José Botafogo Gonçalves, principal referente de Brasil para la negociación con la Argentina.

Tras una reunión con el jefe de Gabinete, Rodolfo Terragno, Botafogo mencionó la idea de crear "un ente de financiación externa más fuerte que pueda apoyar programas de desarrollo (en el Mercosur). Hay posibilidades de movilizar recursos extras no sólo oficiales sino también de la banca privada", adelantó el embajador.

Así tocó uno de los puntos más conflictivos entre los dos países, a saber, los fondos del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil, que ofrece préstamos subsidiados para la producción y la exportación.

Al crear un ente para todo el bloque, podrían equilibrarse las posibilidades de financiación para los cuatro países miembro.

Ayer, Terragno insistió en la propuesta de las "compensaciones" en el caso de que Brasil devalúe su moneda (tal como se informa por separado). La idea le había valido sólo un día antes los reproches de buena parte del gabinete y había molestado incluso al propio presidente Fernando de la Rúa.

Anoche, Botafogo concluyó la primera jornada de reuniones en el país.

El encuentro con Terragno, en la sede de la Jefatura de Gabinete, comenzó a las 18.30 y concluyó dos horas después. Según el funcionario argentino, el encuentro con quien no ocultó sus críticas a la idea de las "compensaciones" fue una "excelente y gratísima reunión". Botafogo fue enfático: el objetivo de las reuniones que mantendrá en Buenos Aires hasta mañana es identificar cuáles son los principales problemas que vive el bloque, distinguir entre ellos la "basura burocrática" y establecer una escala de prioridades, no negociar. "No negociar", repitió enfáticamente ante la prensa.

Sin embargo, el canciller Adalberto Rodríguez Giavarini dijo ayer que las negociaciones eran "muy duras".

En ese contexto, el rediseño y relanzamiento del Mercosur ocupa un lugar privilegiado, y la búsqueda de mejoras para un sistema que dirima las controversias entre los países miembros del bloque se transforma en una de las piedras fundamentales.

El funcionario brasileño dijo, en perfecto español:

  • Hay que ver qué barreras no tarifarias persisten.
  • Discutir el cobro de doble arancel y un régimen especial de importación.
  • "Que todos los países del Mercosur traten de vender más en el mundo se transformaría en una consolidación del bloque", comentó el embajador brasileño, quien con cierta picardía mencionó al pasar un dato que refuerza el argumento que la cancillería de nuestro país esgrimió a la hora de justificar la posición acuerdista frente al vecino país: "Brasil representa el 0,8 por ciento en el comercio mundial, ¿y la Argentina?", preguntó Botafogo a Terragno. "El 0,4 %", respondió el funcionario argentino.

    Régimen automotor

    El vicecanciller argentino, Horacio Chighizola, afirmó respecto de las negociaciones por el régimen automotor: "Estamos avanzando, pero aún no tenemos posiciones definitivas". En igual sentido se manifestó el secretario de Política Industrial brasileño, Helio Mattar: "La reunión fue muy buena y existieron avances". Ambos se mostraron confiados en que el régimen estará definido antes del 29 de abril, plazo que se habían fijado ambos gobiernos al acordar la postergación del actual régimen automotor.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.