La crisis que no cesa. Brasil sufrió una fuerte fuga de fondos externos