Bruni: "Paraguay debe admitir que tiene aftosa"

La Argentina presionará en el exterior
La Argentina presionará en el exterior
(0)
23 de agosto de 2000  

"Así como erradicar la aftosa fue una cuestión de Estado, ahora tiene que plantearse lo mismo, pero para que la enfermedad no vuelva", señaló el presidente del Senasa, Oscar Bruni, en diálogo exclusivo con La Nación , al analizar el momento que vive la ganadería con el ingreso de animales infectados por ese mal desde Paraguay.

La preocupación del funcionario apunta al país fronterizo. Indudablemente allí está la clave para que no se repita una experiencia como la actual y en el compromiso de todos los sectores, público y privado, para convencerse de que la aftosa debe formar parte de un triste recuerdo de la ganadería argentina.

Para ello, Bruni explicó que se harán reclamos internacionales para presionar a Paraguay a que reconozca públicamente la enfermedad e inicie una campaña para erradicarla.

"Sólo cuando América latina esté libre de aftosa vamos a estar tranquilos", sostuvo Bruni, quien explicó que si no hay cambios profundos en el Centro Panamericano de la Fiebre Aftosa (CPFA), que depende de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), "la Argentina está dispuesta a abandonar ese organismo". El CPFA aseguró en junio último que Paraguay estaba libre de la enfermedad.

-¿Qué es más preocupante hoy para la Argentina, la frontera con Paraguay o con Bolivia?

-La de Paraguay, porque es un país con una mayor producción ganadera y no reconoce que está vacunando. Bolivia, en cambio, está trabajando en forma integrada.

-¿Cómo se supera la crisis de la aftosa?

-Es mucho menor el costo y más efectivo elaborar un programa regional entre Paraguay, Brasil y nosotros, que poner un hombre al lado del otro los 365 días del año en la frontera. Pero Paraguay debe estar decidido a erradicar la enfermedad.

-¿El Senasa no llegó tarde con el control de frontera?

-El Senasa no tiene que controlar la frontera, sino los pasos legales donde ingresa mercadería relacionada con los alimentos. El control de fronteras es de Gendarmería, Prefectura y Aduana. Además, cuando se dejó de vacunar contra la aftosa en el país no se hizo lo que debía hacerse: una política para la frontera.

-Entonces, ¿fue un error dejar de vacunar?

-No, solamente no se hicieron las tareas para desarrollar el control en frontera. La Argentina es libre de aftosa sin vacunación y sólo tendría que producirse una catástrofe natural para volver a vacunar.

-¿Está preocupado por la situación actual con la aftosa?

-Estoy preocupado porque tengo la sensación de que todavía hay algunos sectores internos que no maduran y se buscan más réditos que soluciones.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.