El peso de la crisis: el gobierno de Felipe Solá se quedó sin recursos. Buenos Aires está al borde de la parálisis