Ingresos brutos sigue siendo el principal impuesto provincial. Buenos Aires recaudó más